40 días cerca de Jesús

Abelardo de Armas, Cruzado de Santa María, nos invita a vivir la Cuaresma y la Semana Santa con estas sencillas pero profundas meditaciones.
40 días cerca de Jesús
Poned los ojos en el crucificado, y todo se os hará poco…
Estas meditaciones quieren ser un lugar donde encontrar fuerza para no huir de la cruz. Una escuela de oración para prepararnos a vivir estos días de Cuaresma y Semana Santa.
"Mira al crucificado, que te espera con los brazos abiertos".
"Viéndote colgado de la Cruz, no puedo querer otra cosa, mi Señor crucificado".
Vive esta cuaresma con los ojos fijos en Jesús crucificado.

40 días cerca de Jesús: No perdonó ni a su propio Hijo

A veces nos preguntamos si Dios Padre permitió el sacrificio de su Hijo fríamente y sin amor. No, no es un Dios que quiera venganza. Dios Padre se quejaba en su naturaleza humana. El Padre nos ha dado su mayor sacrificio de amor.
Ante Jesús crucificado, sufre la Madre y también el Padre. Recurramos, pues, a ellos, que conocen el dolor y la entrega total de lo que se ama.

40 días cerca de Jesús: Señor, el que amas está enfermo

El corazón de Jesús, aquel que se abaja hacia los más miserables, te espera.
Jesús te espera para que le cuentes tus enfermedades. Es el único que puede sanarte. Pidamos al Señor y a su Madre dolorosa por esta juventud adormecida, por esos corazones que se arrastran por el polvo, sin pensar que el corazón misericordioso del Señor es el único que puede sanarlos.

40 días cerca de Jesús: En un lugar llamado Getsemaní

Jesús ha venido para cargar con nuestros pecados. Por amor. Se entrega por mí, sin reservas, sin guardarse nada. Conoce todo el sufrimiento que va a padecer y se entrega para salvarme. ¿Y yo estoy dispuesto a entregarle todo lo que me pida? Pidamos al Señor la fuerza para entregarnos a Él sin mirar atrás.

40 días cerca de Jesús: "Si no hacéis penitencia"

Si vivimos la cruz de cada día, acompañaremos a Jesús en ser incomprendido, en recibir azotes. En un sentido o en otro.
Convertirnos al Evangelio, hacer penitencia; mortificando los gustos y las pasiones. Jesús quiere la conversión de nuestro corazón.
Hemos de vivir la cruz de cada día amando, sufriendo y siempre sonriendo, como lo hacía Santa Teresita.

 

40 días cerca de Jesús: "Tentado por Satanás"

¿Por qué quiso hacerse dios Satanás? ¿No tendrá el hombre la misma tentación, la de engrandecerse, la del poder?
Jesús quiso hacerse débil, humilde, para derrotar la soberbia del enemigo. Se deja tentar para darnos ejemplo de cómo vencer las tentaciones.

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter