cart

Contemplad a María: Aquí está la esclava del Señor

Para ser santos tenemos que conformar nuestra vida a la voluntad divina. La Virgen Santísima, Nuestra Madre, que mantuvo un «hágase» constante, es nuestro ejemplo. Debemos seguirla, imitarla. Tenemos que tener paciencia y hacer oración contemplando a María, para poder decir con Ella un fiel y constante: «hágase».

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo