cart

Mostrando artículos por etiqueta: Iglesia perseguida - EUK Mamie

Tras las huellas del Nazareno: P. Federico Juan Highton

El P. Federico Juan Highton —sacerdote misionero en Extremo Oriente y fundador de la Orden San Elías— misionero en la meseta tibetana, nos hace partícipes de sus impresionantes experiencias en la misión y de la grandeza de la fe que él proclama a los paganos y que vive junto con los perseguidos a causa de ella. Vive el fuego del Espíritu en «Tras las huellas del Nazareno».

Leer más ...

En Portada: persecución en Oriente

Jérôme Blanchet, responsable de la misión de «L’Oeuvre d’Orient», nos cuenta en qué consiste esta iniciativa, señalando sus puntos principales: la defensa y rehabilitación de los cristianos perseguidos en Medio Oriente.

Leer más ...

"María, Mujer de Jerusalén", oración de D. Andrea Santoro

«Proyecto Despierta» quiere honrar a la «Madre y Auxilio de todos los cristianos» con una oración compuesta por D. Andrea Santoro, sacerdote italiano asesinado por odio a la fe en 2006, en Trabzon, Turquía.

La oración fue compuesta en «Meryem anà» («María Madre»), la casa donde habitó María Santísima junto a San Juan en Éfeso (Turquía), durante el tiempo en que D. Andrea Santoro fue «presencia de Jesús» en la «Tierra Santa de los Apóstoles» —como a él le gustaba llamar a Turquía—, tierra en la que también él derramó su sangre por amor a Jesucristo.

Ora con nosotros en favor de nuestros hermanos perseguidos con «Proyecto Despierta».

Leer más ...

Mártir del comunismo de la actual República Checa

resu1 toufar

Proyecto Despierta de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión te ofrece un nuevo clip en el que, en menos de dos minutos, podrás conocer a un mártir del comunismo de la actual República Checa. El protagonista de este breve e impactante video es el P. Josef Toufar, generoso y abnegado sacerdote que, en el momento de ser detenido por la policía comunista, contaba solo con 47 años de edad.


Por dos veces, el 11 y el 25 de diciembre de 1949, en su parroquia de Číhošt, los fieles reunidos para la celebración eucarística fueron testigos de un increíble milagro. La cruz metálica que estaba situada encima del sagrario, comenzó a moverse mientras el sacerdote predicaba. La noticia corrió como la pólvora en una Checoslovaquia que, tras el golpe de estado del año anterior, estaba en manos de un gobierno comunista.resu2 toufar

Las autoridades eclesiales abrieron una investigación, pero, por desgracia, el suceso atrajo también la atención de la policía nacional, especialmente su rama secreta, la STB. El «milagro de la cruz de Číhošt» ponía en peligro los planes de revolución comunista, así que —tras la detención del sacerdote— el objetivo era hacerle «confesar» que él había sido el autor de esa estafa. En un solo mes los «interrogadores» redujeron al sano y fuerte sacerdote a una ruina humana, ensangrentada y sin fuerzas vitales. Palizas, descargas eléctricas, ayuno riguroso, sin permitirle conciliar el sueño ni de día ni de noche. Todo para conseguir de él una declaración de que lo del milagro ha sido todo invento y maquinación suya. Él se niega repetidamente a firmar esa mentira, pero las autoridades comunistas graban una película en la que, un actor que se hacía pasar por el sacerdote, confiesa haber movido él mismo la cruz, con la ayuda de un complicado sistema de poleas y cuerdas.

El P. Josef resu3 toufarToufar muere el 25 de febrero de 1950, pese a los intentos desesperados de los médicos por salvarle la vida. Los comunistas lo necesitaban vivo para confesar su «crimen». Una enfermera que le atendió, declaró años después: «Trabajé en un campo de concentración y he visto muchas cosas en mi vida, pero nunca he visto un caso de violencia tan horrible. En su cuerpo no quedaba ni un sitio que no sangrase, de su boca continuamente salían salivas y sangre».

Las autoridades no dijeron al mundo que habían matado al cura de Číhošt. Lo enterraron a escondidas en una tumba común en el cementerio de Ďáblice. Solo cuatro años después comunicaron a la familia el fallecimiento del sacerdote. La película fue proyectada obligatoriamente en todos los cines del país, menos en Číhošt, donde nadie hubiera creído la versión de la manipulación.resu4 toufar

El «milagro de la cruz de Číhošt» fue el comienzo de una persecución religiosa mucho más tenaz, insidiosa y eficaz que las realizadas en Polonia o Hungría, y que duró hasta la caída del comunismo en 1989. Su resultado principal es que hoy la República Checa es uno de los cinco países más ateos del mundo.

Leer más ...

La fe de los cristianos sirios es más fuerte que la guerra

resu1 rim y fadi

Este programa de «Tras las Huellas del Nazareno» que la Fundación EUK Mamie-HM Televisión acaba de publicar, nos presenta a Fadi Janawi y Rim Battika, matonio católico procedente de Alepo (Siria) y que reside actualmente en Toledo (España) tras haberlo perdido todo en ese conflicto que los medios de comunicación se empeñan en llamar «la Guerra de Siria». Rim Batikka explica: «Vine con mi familia, mi marido y nuestros dos hijos, hace tres años y medio. Salimos de la guerra y vinimos aquí para empezar una nueva vida, para ayudar a nuestros hijos a encontrar un nuevo futuro».

Fadi Janawi ejerció como abogado durante veintidós años. Tenía su propio bufete en Alepo y era el abogado de la Iglesia greco católica en Alepo. Hasta que llegó lo inimaginable en una ciudad donde existía una convivencia pacífica entre las diversas religiones: «Nunca pensamos que íbamos a estallar una guerra en Siria… En Alepo aparecieron más de 40 o 50 grupos islámicos. Cada uno controlaba un barrio o dos. Además, todos estaban armados y todos tenían la misma doctrina, especialmente sobre los cristianos».

Fadi Janawi afirma contundente: «Yo creo que no es una guerra civil, porque los cristianos y los musulmanes —de todos los ritos—, estaban viviendo en armonía, paz y seguridad en toda Siria. No había ningún problema.  Puede ser que la “primavera árabe” y esta guerra la empezaran los grupos armados extremistas, ya que todos seguían una doctrina islámica extremista…» Para Fadi es claro que el objetivo de esta guerra son los cristianos: «En este conflicto, todo el país sufre por la guerra, tanto musulmanes como cristianos, pero los ataques de los grupos islámicos los sufren especialmente los cristianos. Algunas veces nos preguntan: “¿Por qué se dice que los cristianos son perseguidos por grupos extremistas?” Están perseguidos porque los grupos extremistas queman las iglesias, roban todo lo que tiene valor, obligan a los cristianos a no tocar la campana en sus pueblos, rompen las cruces, quitan las imágenes de Santa María de la plaza de los pueblos, secuestran cristianos, secuestran sacerdotes, secuestran obispos».
resu2 rim y Fadi

No habla en teoría Fadi, sabe lo que dice: «Conozco personas y amigos que llevan secuestrados desde 2013, y que hasta ahora se encuentran desaparecidos porque son cristianos. El obispo Juan Ibrahim y el obispo Al-Yazigi están secuestrados desde el 2013. El P. Michael Kayyal se encuentra secuestrado desde el 2014. Mi amigo, el doctor Fadi, murió cuando los grupos armados atacaron su autobús, igual que la hija de un amigo. Mataron al hijo de nuestra vecina cuando estaba en su casa. Él solo tenía diez años cuando cayó un proyectil en su casa. Hay muchos ejemplos de vecinos, amigos, personas conocidas, todos sufrieron esta guerra. Entre ellos, mi amigo, el Padre Francis. Cuando los extremistas atacaron el pueblo de Alghasania donde él estaba —eran del Estado Islámico, quizás del frente del Nusra—después de varias amenazas, robaron el convento, lo quemaron y a él lo mataron».

Rim describe su angustia de madre, con sus hijos en la escuela, y un coche-bomba cargado de explosivos que estalló a la puerta de la Iglesia. Y revela la maldad con la que los terroristas planeaban los ataques: «A veces, después del primer proyectil, en menos de treinta minutos cae otro en el mismo sitio. Esto lo hacen porque la gente viene a ayudar a los heridos y con el segundo proyectil matan a quien viene a ayudar». Y las duras condiciones de vida: «Vivimos un periodo de mucho sufrimiento. Cortaron el agua, nunca había electricidad. Tuvimos periodos de dos o tres meses sin agua. Íbamos a las Iglesias a coger agua de sus pozos para poder beber y ducharnos… Fue muy duro. El hombre puede vivir sin electricidad, pero sin agua no puede».

Fadi y Rim han visto la muerte cara a cara. Cuenta Fadi: «Una vez cayó un mortero y entró por la pared exterior de mi bufete… ¡Gracias a Dios, gracias a Dios no explotó! Creo que mi fe y mi relación con Dios, la relación de todos los cristianos con Dios, es la que nos da la fuerza para tener estabilidad en los tiempos duros».

Pero la fe de los cristianos sirios es más fuerte que la guerra. resu3 rim y fadiFadi habla de personas como los cristianos de Maalula, un pueblo conocido porque la mayoría de sus habitantes son cristianos que hablan el arameo, la lengua de Jesucristo: «Atacaron las casas cristianas y mataron a los que rechazaron convertirse al Islam. Esta es una evidencia de que los cristianos están dispuestos a ser testigos de Jesucristo, incluso a ser mártires. De hecho, lo que he visto en los cristianos es que, a pesar de todo este horror en el que viven, los sacerdotes y los obispos animaban a los cristianos a vivir su fe y a no tener miedo. Y a pesar de que caían proyectiles y misiles, mi familia y otros cristianos íbamos a la iglesia para asistir a misa, a pesar de que hay iglesias muy cerca de los grupos armados. La fe de los cristianos en esta guerra es más fuerte. La fe nos dio la determinación, la fuerza para ser pacientes».

«Aunque fueron tiempos duros, de dolor, de tristeza por tener que despedir a personas conocidas que fueron secuestradas o asesinadas, la fe nos dio más fuerza para tener estabilidad y para estar más cerca de la Iglesia. Jesucristo, a través de la Iglesia, fue el refugio para los cristianos, ya que no había nadie para ayudarnos, excepto Dios, y Dios va a salvarnos».

Fadi y Rim se saben salvados gracias a la mano providente de Dios. Ellos habían participado en la JMJ de Madrid en el año 2011. Tres meses después de su regreso a Siria comenzó la guerra en su país. La amistad que hicieron con la familia que les acogió en Toledo (España) les permitió escapar de la guerra refugiándose en casa de sus amigos.

Lo que es claro para Fadi y Rim es que «La verdad (de lo que está pasando en Siria) no llega entera a occidente». Fadi señala: «Cuando llegamos a España, yo estaba sorprendido, porque muchos españoles no tenían ni idea sobre lo que estaba pasando en Siria. (…) Las noticias que llegan aquí a través los medios no cuentan toda la realidad. Puede ser que digan parte de la verdad… Explican un punto de vista, pero no todos. De los siete años de la guerra, he pasado tres y medio aquí, en España, y no escuché ni una sola vez en la televisión una noticia sobre los cristianos que han muerto, o cristianos secuestrados, o sobre los bombardeos en los conventos, o sobre un sacerdote que fuese secuestrado».

Fadi quiere decir unas últimas palabras: «Hay cristianos que viven en Medio Oriente derramando su sangre. Y los cristianos necesitan vuestras oraciones y también necesitan —si podéis— vuestra ayuda económica».  Su esposa, Rim, concluye: «Quiero decir que Jesucristo está con nosotros, y estará con nosotros. Él no nos ha abandonado nunca».

Leer más ...

En memoria de D. Andrea Santoro

resu maddalena santoro

«Tras las huellas del Nazareno», programa de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión, te adentra en la vida y en el alma de los mártires de hoy, con un programa especial «En memoria de D. Andrea Santoro», sacerdote romano, fidei donum en Medio Oriente, asesinado en Turquía por odio a la fe en 2006, mientras meditaba la Palabra de Dios en su pequeña parroquia de Santa María de Trabzon.

Tenemos como invitada a Maddalena Santoro, que nos habla del precioso recorrido —humano y espiritual— realizado por su hermano que comprendió la necesidad que tenían de ayuda espiritual tanto la «Iglesia Madre», es decir, la Iglesia de Tierra Santa, como la «Tierra Santa de los Apóstoles», esto es, Turquía. Por eso asumió el riesgo de morir con tal de ser «otro Cristo» en medio de un pequeño rebaño. Maddalena nos presenta también la difícil situación de los seguidores de Cristo en un país absolutamente islamizado como es Turquía.

Magdalena Santoro ha trabajado toda la vida como docente universitario. Tras el asesinato de su hermano sea convertido en el punto de referencia de muchas personas que quieren mantener vivo el recuerdo y la espiritualidad de don Andrea Santoro a través de la «Associazione don Andrea Santoro» http://www.associazionedonandreasantoro.it/

La Fundación EUK Mamie ha realizado dos breves videos sobre la figura de este magnífico sacerdote: "Inmólame: oración de don Andrea Santoro"Inmólame: oración de don Andrea Santoro" y "D. Andrea Santoro. Testigo de la fe en Turquía".

Maddalena afirma: «Don Andrea era sacerdote hasta la médula de sus huesos. Él sentía muy dentro de él esta vocación, esta llamada». Comenzó su vida sacerdotal como vicario parroquial en su diócesis de Roma, aunque siempre tuvo el deseo de partir para las misiones, pero espero el momento en el que el Señor manifestara su voluntad a sus superiores eclesiásticos, los cardenales vicarios de Roma. A los diez años de su ordenación, en el año 1980, el cardenal Poletti le da permiso para pasar seis meses en Tierra Santa. Maddalena explica: «Sentía un reclamo fortísimo de ir a donde había estado Jesús».


Esa experiencia le marcó para siempre. De una parte, le hizo consciente del sacrificio que había costado a los apóstoles la evangelización del Medio Oriente y de todo el mundo conocido entonces. De otra, comprendió la necesidad que la «Iglesia Madre» —como él llamaba a la Iglesia de Tierra Santa— tenía de la Iglesia de Roma. Su hermana explica: «Esto se encuentra en sus escritos, en sus cartas a sus superiores, donde él dice: “Sí, hay una apertura y una misión en África. Hay también una misión en los países del lejano oriente, pero quizá no nos damos cuenta de lo necesario que es una misión en los países donde Jesús vivió, donde los apóstoles anunciaron el Evangelio, y donde la fe está como bajo las cenizas, donde ha tenido que esconderse debido a las persecuciones. Ha tenido que esconderse porque todas las iglesias se han transformado en mezquitas o, si nos hacen el favor —entre comillas la palabra “favor”—, las convierten en museos y por tanto se pueden visitar».

Los superiores no le dan permiso para marchar y le encargan, en cambio, la construcción de una nueva parroquia en Roma. Él se la dedicó a «Jesús de Nazaret» y plasmó a través de la arquitectura y la decoración mucho de su propia espiritualidad y de su sed de la palabra de Dios. Comenzó a organizar peregrinaciones a Tierra Santa, al Egipto del Antiguo Testamento, a Siria, a Jordania… Era una forma de ayudar a la Iglesia Madre, de estar ceca de ella. Y la fe de los fieles de sus parroquias se vio fortalecida en esos viajes.

En el año 1993, don Andrea pasa un nuevo periodo, esta vez de cuatro meses, en Tierra Santa y, esta vez, recorre también Turquía. Maddalena explica: «¿Por qué Turquía? Porque él decía que esa era la Tierra Santa de los Apóstoles». (…) Don Andrea descubre que la Iglesia Madre no solo sufre en Tierra Santa, sino también en Turquía, donde los cristianos no pueden vivir libremente su fe. Y descubre otra cosa, don Andrea: que en Turquía hay más cristianos de los que se declaran tales, pero que no se atreven a exponerse porque es peligroso para ellos». Descubre además, que esos cristianos están desatendidos «como ovejas sin pastor». La hermana de don Andrea precisa: «Turquía se hizo un estado, con Atatürk, hacia el 1920. Debería haberse formado un estado laico, pero —en la nueva Turquía— había espacio para que el Islam pudiera manifestarse, pero no había espacio para las minorías». «Esta realidad, además de hacerle sufrir mucho, le hizo pensar que estar presente allí era necesario. Ser una pequeña presencia, una pequeña luz, aun no pudiendo hacer nada. De hecho, en sus cartas de Turquía, que nos escribía desde el primer momento, nos decía: “Me preguntáis qué es lo que hago. ¿Qué hago? Nada. No excavo pozos como se hace en África, no hago otras cosas... No, porque no se puede hacer nada, no se puede hacer nada, pero estoy”».

Finalmente, en el año 2000, el cardenal Ruini le permite marchar como sacerdote fidei donum a Turquía, la Tierra Santa de los Apóstoles. Mantiene un fuerte vínculo con su diócesis de origen, Roma, y con los fieles —que desde las parroquias en las que sirvió como párroco— sostienen su nuevo servicio a los cristianos turcos y al pueblo musulmán, al que quiere presentar, y son palabras suyas, «a Jesús entero», no solo el Jesús profeta que conocen por el Corán, sino a Jesús Hijo de Dios, Jesús cordero, Jesús Redentor.

En su primer destino, Urfa —la patria de Abraham— no quedaba ninguna iglesia.
En Trabzon, su segundo destinado, estaba la iglesia de Santa María, en la que moriría. La siguiente iglesia estaba a 350 kilómetros de distancia, en Samsun, en la costa del mar Negro. Maddalena precisa: «No existe una persecución abierta como en otros países, pero existe un decir a los cristianos: “Haced lo que os permitimos hacer”. Él creía en la eficacia de “ser presencia”. (…) Decía además que, el hecho de estar presentes allí, era importante también para Europa. No el hecho de estar presentes allí por Europa, sino para nuestro propio ser presencia en Europa. Él decía: “Estemos atentos porque también nosotros corremos el riesgo de hacer desaparecer los símbolos, los signos, las manifestaciones religiosas. Las hacemos desaparecer por un concepto de laicidad, que al final es laicismo. Que es un “no aquí, no aquí, no aquí”. Y después se da espacio a quién sabe qué cosas».

Don Andrea trataba de ver lo que él llamaba las «briznas de hierba». Decía que, cuando se está en el desierto, cualquier pequeña brizna de hierba verde es importante. Por eso, cualquier pequeño gesto de un musulmán, para él era tremendamente significativo. Pero no cerraba los ojos a la realidad. Por ejemplo, en varias ocasiones fue acosado, insultado y escupido por jóvenes e incluso por niños. Días antes de su asesinato un grupo de hombres lo persiguieron y acorralaron con el coche, lo sacaron a rastras de su auto y, si un vecino no hubiera avisado a la policía, la cosa hubiera podido terminar muy mal. Don Andrea confesó a su hermana: «No pude dormir durante varias noches, pensando también en la violencia que muchas mujeres sufren... Tuve mucho miedo. El brazo me dolió por varios días. Y realmente no conseguía dormir».

Su hermana describe las últimas horas de don Andrea. Era el domingo 5 de febrero de 2006. Don Andrea había tenido un encuentro con algunos universitarios curiosos por conocer el cristianismo. Descendían de inmigrantes griegos, georgianos o armenos que, a causa de la presión social, no habían sido capaces de educar en su fe a los hijos y nietos. Con el pasar de las generaciones, los descendientes desconocían incluso la verdadera religión de sus antepasados. Al llegar a la universidad y ampliar sus conocimientos culturales, habían comenzado a sospechar que su familia no era originariamente musulmana. Y habían acudido a don Andrea para conocer mejor sus orígenes. Eran apenas seis u ocho personas: «Alrededor de las cuatro concluía este encuentro dominical con un momento de oración. Llamó a los que quedaban, aquel día eran solo dos, los llamó y les dijo: “Terminamos con la oración”. Él se arrodilló en el último banco de la iglesia, que tenía una única navata con dos filas de bancos. Al fondo a la derecha, se puso de arrodillas. A sus espaldas estaba la entrada principal, y a los lados, las entradas laterales. Don Andrea tenía entre las manos la biblia, en idioma turco, y estaba de rodillas. Una de las personas que estaba con él, estaba entrando en la iglesia por el lateral y vio que alguien entraba. Y vio que mientras entraba llevaba una pistola en la mano y disparaba a D. Andrea, que estaba allí arrodillado. Al principio, la chica pensó que era una intimidación... Pero enseguida se dieron cuenta de que... en efecto… Fueron dos disparos, pero mortal cada uno de ellos, porque le dispararon en los pulmones. Don Andrea murió derramando toda su sangre. Uno de estos proyectiles golpeó la Biblia. En la Biblia se puede ver perfectamente el agujero de esta bala».

En Don Andrea destacaban no solo grandes capacidades humanas, sino también grandes capacidades espirituales: «Este enamoramiento por Jesús, este enamoramiento por la Escritura, este enamoramiento por la Iglesia... Era verdaderamente grande... El cardenal Ravasi, en el prefacio del libro “Una flor del desierto” que recoge las oraciones de don Andrea, escribe que “todos sus escritos están atravesados por un hilo de oro, que es la Escritura”. Escribe introduciendo párrafos enteros de la Escritura, pero no simplemente repetidos de memoria, sino que se percibe que la Escritura era ya “carne de su carne”. Y cuando él se expresaba, se expresaba con esos mismos sentimientos que están presentes en los escritores sagrados».

Leer más ...

János Brenner. Mártir de la Eucaristía

«Proyecto Despierta» quiere presentarte al joven Beato «János Brenner, Mártir de la Eucaristía». Este joven sacerdote de Hungría derramó valientemente su sangre con tal de defender su fe católica y la de todo su pueblo a través de su sacerdocio. Fue asesinado por agentes comunistas, recibiendo 32 puñaladas pero sin dejar de estrechar contra su pecho el Tesoro de su corazón: la Santa Eucaristía.
Vibra y conmuévete con el fuego de los mártires de Cristo en «Proyecto Despierta»

Leer más ...

P. Josef Foufar. Testigo de la Cruz

Este joven y entregado sacerdote sufrió la satánica oleada del comunismo en la República Checa en 1949. A raíz del «milagro de la cruz de Číhošt», el P. Josef fue secuestrado por la policía comunista, la cual le sometió a graves torturas y manipulaciones mediáticas para apagar el fuego de la fe en el pueblo checo. El P. Josef Toufar murió a causa de los graves maltratos sufridos por el régimen comunista, dejando tras de sí una huella de fe y amor a la verdad en el alma del pueblo católico checo.

En nuestra sección Resumiendo, dentro de Recursos catequéticos, hemos puesto por escrito este programa. Puedes leerlo aquí.

Leer más ...

D. Andrea Santoro. Testigo de la fe en Turquía

«Proyecto Despierta» quiere acercarte a la figura un hombre que supo darse a Cristo en su vida y en su muerte. «D. Andrea Santoro. Testigo de la fe en Turquía» te adentra en la vida del sacerdote italiano que partió como sacerdote fidei donum a Turquía, para ser «una pequeña luz» en medio de un pequeño rebaño, para ser «presencia de Jesús» en tierras árabes y altamente islamizadas. Don Andrea murió asesinado en 2006 a manos de radicales islámicos. Dejó tras de sí un testimonio de vida ejemplar, manifestado en su amor a Cristo y a sus hermanos —fuesen cuales fuesen sus convicciones religiosas—, convirtiéndose en un modelo de sacerdote y alma entregada hasta el sacrificio de su propia vida.

Leer más ...

"Inmólame". Oración de D. Andrea Santoro

«Proyecto Despierta» te invita a adentrarte en el corazón de aquellos que han sabido vivir y morir por Cristo. «Inmólame» es una oración compuesta por D. Andrea Santoro, sacerdote italiano que quiso ser testigo del Evangelio en tierras árabes. Durante cinco años, como fidei donum en Turquía, fue «otro Cristo» en medio de un pueblo que desconoce a Jesucristo. Murió asesinado en 2006, mientras meditaba la Palabra de Dios en su pequeña parroquia de Santa María de Trabzon. Esta oración, escrita el 20 de noviembre de 1986, rezuma el amor a Cristo y el deseo de inmolación por Él que había en el corazón sacerdotal de don Andrea, junto con la experiencia de su propia fragilidad.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

¿Quiénes somos?

logoLa Fundación E.U.K. Mamie es una entidad no lucrativa, fruto del deseo del Hogar de la Madre de colaborar en la Nueva Evangelización. Su fin es contribuir a la formación humana del pueblo, especialmente en sus aspectos culturales, sociales y religiosos.

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Newsletter