cart

Mostrando artículos por etiqueta: Pasión - EUK Mamie

Marcando el Norte: La huella de un crucificado 5/9

D. Jorge Manuel Rodríguez nos habla de lo que nos dicen las marcas de la Sábana sobre la crucifixión y muerte del Señor. Nos dice que no es algo ajeno a nosotros, cada uno debe preguntarse ¿tengo yo algo que ver en todo esto? Con esta pregunta descubriremos que la huella no es de un crucificado cualquiera sino de Nuestro Redentor quien ha sufrido todo esto por nuestros pecados.

Leer más ...

Una imagen misteriosa

Reflexionando sindone

«Marcando el Norte» pone a tu disposición un interesante bloque de programas sobre la Sábana Santa. El Presidente del Centro Español de Sindonología, D. Jorge Manuel Rodríguez Almenar, ofrece un detallado estudio sobre este lienzo, considerado por muchos cristianos como la sábana que envolvió el cuerpo de Jesús después de su muerte, y en la que han quedado impresas las marcas de su Pasión.


La Resurrección es una verdad de fe contenida en el Credo que profesamos. El Catecismo de la Iglesia Católica, en el número 651 , haciendo alusión al texto de San Pablo a los Corintios: «Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe» (1 Cor 15,14), nos enseña que la Resurrección de Cristo constituye la confirmación de que todo lo que Jesús enseñó e hizo es verdadero, es de origen divino. Si Jesús no hubiese resucitado, todo habría quedado en nada. Su resurrección es garantía de su divinidad, y también primicia de nuestra propia resurrección: «Cristo resucitó de entre los muertos como primicia de los que durmieron. Del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo» (1 Cor 15, 20-22).


La resurrección es el motor de nuestra esperanza. Desgraciadamente, en la actualidad, podemos decir que la desesperación es la tónica predominante en un gran sector de la humanidad. ¿Por qué? Porque las  tendencias ideológicas de esta época, y las actuaciones de ciertos sectores de poder, están encaminadas a arrancar de los corazones la esperanza del Cielo, de una Vida Eterna, de la Resurrección. El hombre mundano ya no espera nada, vive consumido por la tristeza de la nihilidad, por el sinsentido del sufrimiento, por la negrura de una muerte que pone el punto final. Pero el cristianismo con su fe en la resurrección, tiene la  potencia para transformar toda esta situación, para llenar el mundo de alegría, para revelarle al hombre la grandeza de su destino.


¿Y por qué creemos en la Resurrección? Porque creemos en el Resucitado. Él mismo habló de su muerte y de su Resurrección. Y los apóstoles, al igual que nosotros, no terminaban de creer. Pero hubo  un suceso que a S. Juan le hizo creer en las palabras de Jesús. Él mismo da testimonio de esto. En Juan 20, 5-9 se nos narra que Pedro y Juan, al oír el relato de las mujeres, fueron corriendo al sepulcro. Al entrar, vieron que las vendas estaban por un lado, la Sábana plegada sobre sí misma, y junto a esta el paño que sirvió como sudario. Lo más impresionante es lo que viene después: «Vio como estaban las cosas, y creyó». Descubrió en aquello algo insólito, algo que constituyó para él la prueba de que Cristo había resucitado. Y no sólo porque el sepulcro estaba vacío, sino que la clave está en aquellos lienzos. Si alguien hubiese desenvuelto el cadáver de Jesús, la sábana y el sudario seguramente no hubiesen tenido aquella posición. Por otro lado, ¿quién va a querer llevarse el cadáver sin la mortaja?


Hay quienes afirman, y no resulta una idea descabellada, que Jesús salió de aquella sábana espiritualizando su cuerpo, y resucitando después. Pero no se entiende por espiritualización la transformación del cuerpo en espíritu, sino la adquisición por parte de este de cualidades propias del espíritu, como es la sutilidad, es decir, la capacidad de atravesar por un instante un cuerpo sólido, como pasó cuando Jesús resucitado se apareció a los discípulos «estando las puertas cerradas».


La Resurrección de Jesús fue una resurrección del hombre completo, cuerpo y alma volvieron a unirse. Por esta victoria sobre la muerte, el Señor no sufrió ni la corrupción ni la caducidad y, a partir de ese instante, se hizo incorruptible e inmortal. Su cuerpo fue glorificado, en el estado en que es glorificado un cuerpo en el Cielo. Y San Pablo afirma que esto también nos pasará a nosotros, ya que: «La vida absorberá lo que hay de mortalidad en nosotros» (2 Cor 5,4).

-Hna. Estela Morales, SHM


Para que pienses:

      - ¿Los cristianos creen en la reencarnación? ¿Qué diferencia existe entre esta y la resurrección?


      - ¿Dónde fundamentas tu fe en la resurrección?


      - ¿Qué diferencia hay entre la resurrección de personajes como Lázaro, o la hija de Jairo, y la Resurrección de Jesús?


     - ¿Piensas que los que son incinerados después de morir, también resucitarán con su cuerpo?


    - ¿Qué ideologías conoces que sean contrarias a la resurrección?


    - Comenta algún pasaje donde Jesús afirme  que existe la resurrección.

Leer más ...

Valencia se prepara para la Semana Santa

España es reconocida en el mundo por las bellas y multitudinarias procesiones de la Semana Santa, durante este tiempo que antecede a la Pascua, las hermandades y cofradías preparan sus imágenes y pasos para salir en procesión y evocar los momentos más significativos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

¿Quiénes somos?

logoLa Fundación E.U.K. Mamie es una entidad no lucrativa, fruto del deseo del Hogar de la Madre de colaborar en la Nueva Evangelización. Su fin es contribuir a la formación humana del pueblo, especialmente en sus aspectos culturales, sociales y religiosos.

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Newsletter