Invocaciones a la Divina Misericordia

  • Published in Orando


Introducción:


La Fundación EUK Mamie-HM Televisión quiere seguir respondiendo a la llamada del Señor de propagar la devoción a su Divina Misericordia, llamada que debemos hacer llegar “hasta los confines de la tierra”, porque de nada tiene más necesidad la humanidad que de conocer los abismos de misericordia de nuestro Dios.

Por eso, este Orando, les ofrece un ritual con las bellísimas Invocaciones a la Divina Misericordia que compuso el Beato P. Miguel Sopoćko, para pedir al Señor que nos alcance la gracia de tener un corazón misericordioso como el suyo. A estas Invocaciones, hemos unido la cápsula especial que la Fundación EUK Mamie-HM Televisión ha realizado para difundir la Fiesta de la Divina Misericordia, que tiene por títuloSu Gran Misericordia.

El Beato P. Miguel Sopoćko fue confesor y director espiritual de Santa Faustina. Entró en relación directa con el misterio de las revelaciones de Jesús Misericordioso a Santa Faustina al comenzar a confesarla. El Señor le encargó un papel muy importante: el de la realización de la misión de Santa Faustina. A esa obra dedicó casi toda su vida.

Difundamos la devoción a la Divina Misericordia. Seamos, cada uno de nosotros, como Santa Faustina Kowalska, apóstoles de la Misericordia. Recuerden la promesa que el Señor hizo a Santa Faustina: “A las almas que propagan la devoción a Mi misericordia, las protejo durante toda su vida como una madre cariñosa a su niño recién nacido y a la hora de la muerte no seré para ellas Juez sino Salvador misericordioso” (Diario 1075).

 

Invocaciones a la Divina Misericordia:

Comenzamos viendo el especial “Su Gran Misericordia” (5 min. aprox.) para sumergirnos en el misterio de amor de la Divina Misericordia:


Y después, pausadamente, vamos desgranando cada invocación, pidiendo a la Divina Misericordia de Jesús que transforme nuestro “corazón de piedra en un corazón de carne”, para que aprendamos a amar como Él, con entrañas de misericordia:

Ayúdame, oh Señor, a ser misericordioso.

Ayúdame, oh Señor, a que mis ojos sean misericordiosos, para que yo jamás recele o juzgue según las apariencias, sino que busque lo bello en el alma de mi prójimo y acuda a ayudarle.

Ayúdame, oh Señor, a que mis oídos sean misericordiosos, para que tome en cuenta las necesidades de mi prójimo y no sea indiferente a sus penas y gemidos.

Ayúdame, oh Señor, a que mi lengua sea misericordiosa, para que jamás hable negativamente de mi prójimo, sino que tenga una palabra de consuelo y de perdón para todos.

Ayúdame, oh Señor, a que mis manos sean misericordiosas y llenas de buenas obras, para que sepa hacer sólo el bien a mi prójimo y cargar sobre mí las tareas más difíciles y penosas.

Ayúdame, oh Señor, a que mis pies sean misericordiosos, para que siempre me apresure a socorrer a mi prójimo, dominando mi propia fatiga y mi cansancio. Mi reposo verdadero está en el servicio a mi prójimo.

Ayúdame, oh Señor, a que mi corazón sea misericordioso, para que yo sienta todos los sufrimientos de mi prójimo. A nadie le rehusaré mi corazón. Seré sincero incluso con aquellos de los cuales sé que abusarán de mi bondad. Y yo mismo me encerraré en el Misericordioso Corazón de Jesús. Soportaré mis propios sufrimientos en silencio. Que tu misericordia, oh Señor, repose dentro de mí.

Amén.

 

-Hna. Beatriz Liaño, SHM

Invocaciones a la Divina Misericordiapdf

Último podcast

  • En este «Firmes en la Verdad» entrevistamos a Javier Rodríguez, Director General del Foro Español de la Familia. El Foro de la Familia es una plataforma civil que lleva 20 años siendo el altavoz de las familias españolas, alzando la voz en defensa de la familia y que se ha convertido —a fuerza de mucho trabajo— en un punto de referencia para millones de personas.

     

     

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter