cart

paso7_main_abcVivir de paso


"Vivir de paso" es un CD de música para adolescentes.

Precio: 12,00 € (CD) - 5,00 € (mp3)

Para comprar el CD, pincha el botón azul de abajo.

Para comprar los archivos mp3 en formato digital, pincha el botón verde de abajo. Después de realizar el pago, podrás descargar un directorio zip con los 13 archivos mp3.

Pincha los títulos para ver las letras de las canciones y los auriculares para escuchar algunas de ellas.

buy

1.- Nadie vio la felicidadcascos



Don Máximo me ha preguntado,
¿Qué pasa con los viernes por la tarde?
Si no eres mal chaval -me dijo-,
¿por qué hay momentos que haces tanto el tonto?”

Nadie vio la felicidad,
no está en engañarse, no está en el alcohol.
Aunque te cueste -dijo-, sé sincero,
ser feliz está en vivir la verdad.

Don Máximo quizás lleva razón,
con el alcohol las cosas no van bien.
“Si sigues tonteando, ya verás”...
Pero no tengo fuerza para cambiar.

Nadie vio la felicidad...

La vida es mucho más que el viernes.
Muchacho, ¿cuándo vas a reaccionar?
Vive el momento con intensidad,
pero tú mismo, no te dejes llevar.

Nadie vio la felicidad...

2.- Vuelvecascos



Tanta esperanza olvidada,
sin encontrarla y no encontrarme ni a mí,
en el sueño que intentaba vivir.

Y hoy veo el tiempo en que soñaba despierto
veía mi nido como el único freno,
una cadena que me ataba al suelo.

Me faltó la fe.
No pregunté al Señor: “¿Qué quieres de mí?”
Por egoísta, me quedé en mi nada.

Quité los ojos de Dios, me miré a mí mismo,
no pensé en nada más que en mí.

Ni caí en acordarme de más.

Así que abrí las alas que yo mismo hice,
salté al abismo sin fe.

Y la esperanza me vino a buscar, y me dijo:

Vuelve, no es demasiado tarde.
Vuelve, aún queda tiempo para arrancar.
Vuelve, vuelve a empezar.

Mi dolor, al fracasar,
miserable y ciego a la luz de Dios,
que ha esperado que le vuelva a buscar.

Pero no entiendo
dónde está la razón del perdón,
que Él no puede demostrarme mayor.

Pero me exige un paso, olvidar el mundo,
que vuelva a Él todo el corazón
y que confíe en que Dios proveerá.

Y si se revela el mundo y me vence el miedo,
me presta el valor, las alas,
la pureza de corazón,
si le busco de verdad en oración.

Vuelve...
Vuelve (3) vuelve a tu hogar.

3.- Vivir de paso

No te escondas más,
sal de tu fachada
solo pierdes tú, te engañas solo a ti.

Se está mejor así, sin ser un pobre esclavo,
es mejor vivir que aparentar que se vive.

Cada día cada uno tiene su oportunidad,
no la pierdas, la apariencia no vale nada.

Porque hay un abismo (hay algo más):
a mí qué más me da lo qué dirán...
Perder el tiempo así... ¡Hay que ser ignorante!

Vivir de paso, perdiendo el tiempo en qué dirán,
con lo que tengo por ganar.

Vivir del cuento sin pensar por dentro,
llamando siempre la atención.

Crees que te va bien, que eres el más listo,
no serás mejor si dices sólo bobadas.

¿Donde están tus ojos? Mira donde pisas, ¡mírate!
No irá mejor por que te pintes tan raro.

Cada día, cada uno, tiene tanto que buscar.
Dios muere por mi: esa sí que es la verdad.

Y si hiciera un segundo de silencio, y rezo un poquito para dentro,
Dios me quiere así como es mi alma sin más.

Vivir de paso...

“Dime, espejito, miénteme un poquito"...
Pensando siempre en qué dirán.

4.- Tenido por loco

Imprescindible,
sólo una cosa me será imprescindible
y por ella he de responder.
Tal es mi alma,
y tengo esta vida solo para ganarla
y su camino depende de mí.

Ya casi nadie
de cuantos yo conozco, casi nadie,
se atreve a vivir tal cual es.
Todos llevamos,
al menos en mi ambiente, buscamos,
una careta que cubra hasta los pies.

Pero no importa,
si no es por decir que ya nadie
se acepta tal cual es,
si a mi me duele,
tan sólo es que siento en el alma,
ver otros donde yo caí.

Yo quisiera gritar la verdad por las calles,
grabarla en cada corazón,
ser tenido por loco hasta ser crucificado,
con tal de ser fiel a la verdad.

La confianza la tengo en esos pantalones
que llevaba aquel 20 de abril,
pero en el fondo ya no puedo engañarme,
sé que el mundo no me puede llenar.

Pero no importa,
aún, Cristo mismo me espera
y no sé si volverá.
Pero no importa,
aún, Cristo mismo me espera,
y no sé si pasará otra vez.

Yo quisiera...

5.- No quiero trabajar

Si cada vez me voy un poco más lejos,
si cada día estoy un poco más atrás,
si de entre tantas cosas que voy haciendo
aún hoy la mayoría están sin terminar.

¿Qué será de mi cuando lleguen las rebajas?
¿Qué haré si un día me tengo que ganar el pan?

Yo no quiero trabajar.
No sé qué haré, pero no quiero estudiar. (2)

Pero si miro un poco la vida en serio,
si pienso más despacio qué es lo que me va,
detrás de cada cosa buena que he hecho,
ha habido siempre algo mejor detrás.

Bien sé, que el esforzarme me hace fuerte,
que el bien, aunque me cueste, me hace más feliz que el mal.


Yo solo quiero ser feliz
no sé qué haré, pero lo voy a conseguir. (2)

6.- Buscad y encontraréis

Había llegado entre mis colegas
la voz de un cura y parecía majo
pero yo no, ¡no quería aceptarlo!

Creía saber todo sobre la fe,
creía tenerlo todo bien atado
y comencé a buscar... ¿Cómo callarlo?

Pedid y se os dará,
llamad y os abrirán,
buscad y encontraréis,
pero buscad.

Pero al coger la Biblia y leer despacio
la vida de Jesús, entre mis manos,
aún no sé, pero algo ha cambiado.

Sabía que Dios nacía de una Virgen,
que en 30 años no hizo ni un milagro
y que al hacerlos le crucificaron.

Pedid y se os dará...

En este tiempo he aprendido
a escuchar antes de condenar
y que hay que buscar la verdad para encontrarla.

Pues yo a la Iglesia le he hecho siempre daño,
nunca escuché, tan sólo condenaba,
cuando ella a mi jamás me había tocado.

7.- Para un momento

Para un momento y dime qué te ha pasado,
para un momento y dime cuál es tu lugar,
espera un poco y háblame más despacio,
para un momento, pregúntame a mí.

Para un momento y dime cómo has vivido.
¿Qué ha sido de este mundo? ¿Qué ha sido de ti?
De todas esas veces que has fracasado,
y en todas ellas, dime, ¿quién te ayudó?

Para un momento, (2)
ponte en mis manos,
sigue mis pasos.

Piensa en tu vida, piensa: ¿Quién te conoce?
¿Quién te acompaña cuando sufres de verdad,
de dónde sacas fuerza, dónde te agarras,
quién te consuela cuando no puedes más?

Para un momento y haz silencio por dentro,
piensa tan sólo en cuánto he dado por tu amor.
Mira a la cruz, esa es mi prueba más grande,
para y entiende que yo muero por ti.

Para un momento...

8.- Tan pequeño

Puesto ante la vida, sólo la he perdido
y ya casi había escogido abandonar.

Ganas no me faltan, bien puedo fiarme,
que por no centrarme, no hice nada bien.

Pero llevo un tiempo ante la prueba
de que puedo ser feliz con lo que soy,
que centrarme hoy en lo que haga
me hace fuerte ante la duda que vendrá.

Un momento nada más me basta para el bien o el mal.
Cada acción que haga es eterna.

Un momento vivido se escapa y ya no volverá...
Tan pequeño y a la vez eterno.

He buscado amigos, he buscado consuelo,
he buscado incluso a Dios para llorarle al hombro.

Pero, no contento, me encerré en mi mismo.
todo porque lo que hacía no iba bien.

Pero llevo un tiempo...

9.- Dos banderas

Para vivir hay dos banderas,
dos ejércitos que no se darán tregua,
y todos aunque nos neguemos,
tenemos que escoger el bando o él nos escogerá.

Porque aunque quiera yo engañarme,
jamás habrá un lugar que escape a la batalla.
No hay tregua, no hay pacto y no hay Reina,
que acepte un hombre que se rinde ante la prueba.

Dos banderas que no pactarán,
de partida sé ya que sólo puedo vencer
si soy fiel a la verdad.

Dos banderas bien distintas,
sé que el camino se va a dividir
a dos banderas que señalan
el fin de la Historia y marcan mi felicidad.

Por un lado veo tanto ruido,
el mundo entero loco y sé que está vacío
y cada vez que le he hecho caso,
he vuelto a casa solo, triste y sin amigos.

Dos banderas...

Al otro lado hay menos ruido,
muchos se lo han perdido, creen que está vacío.
Entre ellos, un par de colegas
han visto el reto y ni empezaron la pelea.

Hay otros cien veces más firmes
que buscan lo que el mundo ofrece y que no tiene.
Y aunque parezca tan difícil,
mirar la prueba ya es vencer, Dios hace el resto.

Porque solo no puedo vencer,
es tan difícil llegar hasta el final y gritar...
¡Vale la pena luchar!

10. Cómo está el mundo

¡Cómo está el mundo, Pedro!
Colega, dime, ¿cómo está el mundo?
Yo ya no acepto encogerme de hombros,
he decidido no faltar a la verdad.

El problema es que no hay problema,
todo va bien,
que todo va como quisimos que fuera
lo que hemos hecho es apartar problemas.

No te duela ya, que no te duela,
todo va bien,
que preocuparse ya no sirve de nada
hay ciertas cosas que es mejor olvidarlas...

¡Cómo está el mundo... (bis)

Pero, ¿por qué cambiar?, ¿por qué sufrir?
Algo en el fondo me llama a darme a la verdad tan sólo
para gozar de Dios en mí y en otros.

Hay tanto por hacer, tantos que no lo ven,
no quieren ver,
y engañados caen en la miseria
de un mundo que ofrece lo que no nos da. ¡Cómo está el mundo... (bis)

María, dinos tú como alumbrar este mundo,
danos la mecha que encienda la tierra,
haz que arda el nudo que nos frena.

María, luz de los pueblos, Madre de la entrega,
alzo mis ojos hacia tu belleza,
Tú, el motivo que me empuje a cambiar.

María, escala del débil, muro a la soberbia,
sé nuestra guía, Esperanza nuestra,
abre la puerta que cerramos al Señor.

María, luz de los pueblos, vida en las naciones,
paz en la guerra y llave que abre el corazón,
sólo contigo nos podemos levantar.

11.- Todo saldrá bien

Hoy nada ha ido bien,
mis amigos no me quieren ni ver,
algo fue mal y no pudimos arreglarlo
y la solución fue de enfrentarnos (para variar).
Pero esta vez algo distinto yo iba viendo,
no como siempre, esta vez no.
Quizá debí dejar aquella discusión,
pero sentí que la verdad
me empujaba a defenderla, aun a sabiendas,
que mis amigos, tal vez no escucharían.
Casi sabía que eso era la despedida
y el corazón, aunque me duele,
se ha hecho más fuerte porque ha escuchado esta voz:

No te asustes más, déjales marchar,
aunque no lo entiendas es mi voluntad.
Cuenta con mi ayuda, que cuando seas débil,
más fuerte serás.

¿Qué puede salir bien?
La voz que siento, no la logro entender.
Siento esperanza, siento que algo nuevo viene
con que no conté.

Solo en el mundo, sin mis amigos,
me siento más feliz más lleno y sin peligros.
Aunque esté solo, sé que hice bien,
que lo que hacía es porque Dios me lo pedía.
Más vale solo, que mal acompañado.
¿De qué me sirve el mundo si pierdo la paz?
Que los amigos, Él me los dará,
lo que me pide es por mi bien, estoy seguro...

No te asustes más, déjales marchar...

12.- San Blas

Igual que se borró de mí, hace tiempo,
la inocencia y la sinceridad,
¿Cómo negué que la verdad existiera?
¿Cómo llegué a perderme tanto en mí?

No lo sé, pero por no luchar,
cambió mi ruta hacia la eternidad.
Caí una vez detrás de otra
y en esa piedra he visto ya después que...

San Blas

Ha sembrado, en mi orgullo, amargura,
para que pueda ver con claridad,
en el dolor; me ha enseñado
cuánto debo aún por tanto amor.

Sólo un apoyo, la fe tan sólo
y en ella la oportunidad
de ser a otros el amor de Dios
y en el camino puedo confiar en...

San Blas

San Blas está vivo,
el barrio está incendiado por un Dios
que ha enviado aquí a luchar a... (bis)

San Blas

13.- En tu libertad

No te dejes engañar, no me hagas sentir mal,
por confiar en ti.

No todo vale,
no todo es igual, no te engañes,
si quieres ser feliz,
ve de frente, no te engañes.

Cada vez que oigo decir a un chaval
que todo da igual, me duele el alma,
se envenena con palabras bonitas,
cargadas de miedo a la verdad.

En tu corazón está la respuesta,
lo que te lleva al bien, lo sabes.
En tu libertad está tu respuesta,
al don que Dios te quiso dar.

No todo vale, aunque lo vistan de seda,
aunque no te des cuenta.
El daño lo hace en tu corazó,

eres tú responsable,
tú quien se engaña, quien pierde su alma.

Cuaátas veces he dejado de ser feliz
por buscar la felicidad donde no estaba:
en canciones rebeldes,
de letras hirientes o ambiguas,
que creí que no me afectaban.

En tu corazón...

No te equivoques si quieres ser feliz,
tienes aún tanto por vivir.
No te equivoques si quieres ser feliz,
alza los ojos al cielo, y pregúntale a Dios.

 

end faq

¿Quiénes somos?

logoLa Fundación E.U.K. Mamie es una entidad no lucrativa, fruto del deseo del Hogar de la Madre de colaborar en la Nueva Evangelización. Su fin es contribuir a la formación humana del pueblo, especialmente en sus aspectos culturales, sociales y religiosos.

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Newsletter