cart

En su homilía, el Papa menciona que el cristiano ha de ser “luz del mundo y sal de la tierra”. La vocación cristiana es, por su naturaleza misma, vocación al apostolado. Todos los cristianos estamos llamados a renovar nuestra profesión de fe en las palabras y en la propia vida. En el Concilio Vaticano II se subrayó que la tarea primordial de los seglares católicos es la de transformar todo el tejido de la convivencia humana con los valores del Evangelio.

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo