cart

Podcasts

Cambio de agujas

Cristina Casado presenta este programa en el que dan su testimonio muchos católicos que han experimentado un cambio de vida, un encuentro personal con Cristo que les ha hecho profundizar en su fe.

Virtudes Aguilera nació en una familia no practicante, pero cuando salía de compras se paraba en la Iglesia y pasaba las tardes frente al Sagrario. Aunque pasó su adolescencia lejos del Señor, se acercará a la Virgen a partir de un dramático ingreso en urgencias. Y Ella la llevará a su Hijo en un retiro de Emaús. Descubre toda su historia en Cambio de Agujas.

 

 

“De las tinieblas a la luz”: esa es la experiencia común de tantas vidas transformadas por una intervención de Dios que ha sido un auténtico “Cambio de Agujas”. Proceden de las más diversas experiencias, sus procesos de conversión se han realizado a través de las más variadas circunstancias, pero todos dan gracias a Jesucristo por haber salido a su encuentro, dando un sentido a su existencia, sanando heridas profundísimas, regalando felicidad y llenando de amor sus vidas. Sube a este tren, y déjate guiar por las historias de vida de nuestros protagonistas para vivir tu propio “Cambio de Agujas”.

 

 

María (Amaia) Martínez se había revelado totalmente contra Dios y aparentemente no había esperanza alguna de poder remediar la situación. Sin embargo, la misericordia de Dios sobrepasa todas nuestras expectativas y, tras un encuentro inesperado con dos Misioneras de la Caridad, María tuvo una experiencia extraordinaria del amor que Dios le tenía, a pesar de todo lo que ella había vivido antes. No te pierdas la continuación de esta increíble conversión en «Cambio de Agujas».

 

 

El «descenso al infierno» de María (Amaia) Martínez —enfermera abortista, fisioterapeuta y campeona de trail running— comienza con una desesperada búsqueda de felicidad. El budismo le propuso como camino el desapego de todo, pero solo consiguió con ello romper su matrimonio. Tras un primer intento de suicidio, responde a una llamada de ayuda para asistir a las víctimas de un terremoto en Nepal. Tendría que afrontar situaciones de mucho riesgo y peligro, pero eso era precisamente lo que ella buscaba: acabar con su vida. Inesperadamente, María encontró en Nepal la felicidad que buscaba, pero de una forma que no esperaba en absoluto.

 

 

El Padre Fred experimentó la llamada al sacerdocio cuando era niño. Su fe fue alimentada por la de su madre, que era profundamente católica. Su padre era metodista pero respetaba la fe de su mujer. Cuando el P. Fred llegó a la universidad se dio de bruces con otro mundo: el desenfreno sexual y el alcohol estaban a la orden del día. Allí se dio cuenta de que tenía que hacer suya la fe. Entonces vuelve a su corazón esa llamada que experimentó en su infancia y decide entrar al seminario, donde vive crisis de fe muy fuertes hasta que el Señor durante una adoración le quita las escamas de los ojos.

 

 

Hoy en nuestro tren tenemos a George Contois. De niño y de adolescente frecuentaba una mega-iglesia bautista de más de 10.000 fieles. Solo el grupo de jóvenes contaba con más de 350 chicos. Toda su vida giraba en torno a esta iglesia y su fe: los cultos, el coro, la evangelización, las reuniones por grupo. Pero al ingresar en el Ejército todo cambia. De repente, Dios ya no tiene lugar en su vida. Los medios de comunicación y la vida online se apoderan de él. Saca su carrera, se casa con 21 años y todo le va estupendamente bien. ¿Cómo explicarlo? George «cree» en Dios, es solo que ya no lo «necesita». La muerte de su padre comenzará a sacudir su seguridad...

 

 

La Hna. Agnes C.F.R. hizo del tenis el centro de su vida. En la universidad todo giraba en torno al deporte y las fiestas, hasta que una lesión en la rodilla le obligó a regresar a su casa, con la sensación de que todo le era arrebatado. Esta situación le permitió acercarse a Dios, pero rechazaba la Iglesia católica a causa de muchas ideas protestantes que la confundían. Pero las oraciones de sus padres y el impacto que produjo en ella ver un documental sobre milagros eucarísticos, hizo que empezase su viaje de vuelta a la Iglesia católica y descubrir que Dios la llamaba a una misión especial.

 

 

Antonio vivió su juventud cerca del Señor: misa dominical, sacramentos… Fue incluso monitor de un grupo de Scouts, pero entre estudios, trabajo y novia, su fe se fue haciendo tibia y mundana. Aprovechaba las vacaciones de Semana Santa para irse de viaje, dejaba la misa si surgía otra cosa... Su vida da un giro de 180º cuando participa en Cursillos de Cristiandad y decide ofrecerse para ser catequista en su parroquia. La confesión y la Eucaristía se vuelven indispensables en su vida tras el reencuentro con el Señor.

 

 

Inmaculada Doncel comenzó a los 12 años a preguntarse por el sentido de su existencia y el papel que Dios tenía en ella. En su vida solo encontraba rutina, aburrimiento y sinsentido. En la adolescencia entra en una profunda crisis por falta de amigas de verdad. Llora todas las noches y echa a Dios la culpa por su estado. Sin ilusión por vivir y deseando morirse, una compañera de clase la invita a una reunión donde se habla de Dios. Esta reunión y un campamento de verano cambiarán toda su vida hasta llegar a consagrarse a Dios en las Siervas del Hogar de la Madre.

 

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo