cart

Podcasts

Cambio de agujas

Cristina Casado presenta este programa en el que dan su testimonio muchos católicos que han experimentado un cambio de vida, un encuentro personal con Cristo que les ha hecho profundizar en su fe.

Juan Diego Fuentes buscaba algo que le llenara. Indagó en lo que ofrece el mundo de la Nueva Era, yoga, reiki…, pero experimentó que cuanto más se metía en esto, más se vaciaba. Conoció a su mujer —católica y practicante— y, en un viaje providencial a Medjugorje, sin quererlo ni buscarlo, se encontró con Dios misericordia, Dios amor, Dios vivo que está con nosotros. Este encuentro fue la raíz de un cambio radical y del descubrimiento de que solo Dios puede llenar el vacío del corazón.

 

 

No importa lo bajo que hayas caído, siempre hay esperanza, porque Dios es real y te busca. Esto fue lo que experimentó Damien Richardson. Con 14 años comenzó a asistir a fiestas rave y a consumir éxtasis. Un poco más tarde era adicto a la heroína. Pasó por cuatro cárceles distintas, perdió toda noción de moral y tocó fondo con una depresión. Un viaje inesperado a Medjugorje, creyendo ir a las playas de Croacia, fue el primer paso de su vuelta hacia Dios. Pero no era tan fácil dejar la droga... La luz comenzó a resplandecer cuando la comunidad "Cenacolo" abrió una casa en Irlanda. Escucha esta historia de esperanza en “Cambio de agujas”.

 

 

El padre de Belén Barrantes murió de manera repentina cuando ella tenía solo catorce años. Dos años más tarde, cuando todavía no se había recuperado de la anterior pérdida, murió su abuelo. Dos años después, muere también su madre, y Belén reacciona culpabilizando a Dios de todos sus sufrimientos. Entonces, ante una imagen de la Virgen, se sintió movida a agarrarse a Ella y comenzar una relación de madre con Ella. Así es como volverá a Dios, a través de la Virgen, en Medjugorje. Descubre su historia aquí, en «Cambio de Agujas».

 

 

A Heli, una chica rebelde en su juventud, le encantaba la fiesta, salir con sus amigos; detestaba los estudios, y en seguida se puso a trabajar. Conoció al que es su esposo con 16 años y se casaron con 19 años por la Iglesia. Apuntaron a su hija a catequesis de primera comunión solo por tradición. Había más de cien niños apuntados, pero faltaban catequistas. El sacerdote pidió ayuda a los padres para que colaborasen como catequistas, y ella, sin saber por qué, se ofreció voluntaria sin pensarlo. No tenía ni idea de nada, ni se acordaba del padrenuestro. Aprendió a hacer la señal de la cruz de los mismos niños de su grupo. Pero, un día, el Dios del «de repente» entró en su vida tras asistir a un Cursillo de Cristiandad, y se enamoró de Él...

 

 

Óscar Darío Ariza era un niño muy religioso, hasta el punto de llegar a plantearse la vocación a la vida consagrada. Poco a poco se fue descolgando y, tras su matrimonio, comenzó a frecuentar la Iglesia evangélica. Un viaje a Roma y una Misa en el Vaticano fueron los instrumentos que el Señor aprovechó para traerlo de nuevo a casa.

 

 

/p>

Maribel Vázquez es actualmente presidenta diocesana de Cursillos de Cristiandad en la diócesis de Getafe, pero no siempre ha estado tan cerca de Dios como lo está ahora. Llegada a la adolescencia comenzó a hacerse preguntas y a no entender muchas cosas sobre su fe, por ello dejó de ir a misa y decidió construir su «propio camino» para ir al cielo. Ya casada, los hijos no llegaban, y la relación con su esposo se deterioró. Agobiada por el sufrimiento, regresó a la Iglesia de la mano de Nuestra Madre y gracias a un retiro de Cursillos de Cristiandad. Descubre toda su historia en «Cambio de Agujas».

 

 

A los 14 años Davide Barbieri se introdujo en el mundo del alcohol y la marihuana. Poco después comenzó a inyectarse heroína, en un inútil intento de borrar el dolor de su trágica historia familiar. En la adolescencia empezó a robar, primero a particulares, luego en bancos; a traficar drogas a nivel internacional... Cinco intentos de suicidio nos hablan del vacío inmenso en que vivía. Reducido a la indigencia, vivía en una estación de tren. Hasta que conoció la comunidad del Cenáculo y Davide experimentó el poder que el amor de Dios tiene para «hacer nuevas todas las cosas».

 

 

A Lauren le apartó de Dios una malsana relación con su novio, que consiguió cegarla completamente. Confiando en su madre, se apartó de él y recuperó su amistad con Dios. En un momento de oración, el Señor le hace comprender que no debe besar a ningún otro chico hasta su matrimonio. Poco después conoce a Nick, un buen chico. ¿Mantendrá su promesa? Descúbrelo en «Cambio de Agujas».

 

 

Beatriz Fra era una joven católica «de toda la vida», de misa dominical, formación, actividades diocesanas… La típica chica buena, pero atraída por el mundo, por la vanidad y metida en un ambiente que le empujaba a vivir en pecado mortal. Un «golpe de realidad» y una búsqueda sincera de Dios la llevaron a vivir la fe como algo suyo y a desear la santidad. Toda su historia aquí, en «Cambio de Agujas».

 

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo