cart

La sabiduría de siempre con el cuento: tres cosas raras

Un hambre terrible azotaba todo un reino, y para acabar con aquella plaga era necesario encontrar tres cosas raras. El Rey, en recompensa al que las encontrara, ofreció la mano de su hija. Muchos jóvenes, no queriendo desaprovechar la ocasión de hacerse príncipes se pusieron en camino, mas un joven llamado Bernardo, sin pretensión alguna, solo por obediencia a sus padres decidió también ponerse en marcha. ¿Qué pasara?...

 

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo