cart

Podcasts

Fuego de amor

Reflexiona, medita y aprende con «Fuego de Amor», un programa en el que publicaremos distintas meditaciones dadas por el padre Rafael Alonso Reymundo.

En este programa de «Fuego de amor», el P. Rafael Alonso explica que todo lo que dejó escrito Moisés fue refrendado por Jesucristo. Por eso, nuestra sabiduría consiste en cumplir los mandatos del Señor.

 

 

En esta reflexión, el P. Rafael Alonso explica que la oración es un anhelo que tiene el alma cuando contempla su necesidad de Dios. A veces no queremos escuchar a Dios y, cuando le escuchamos, le desobedecemos, y de aquí vienen nuestros males; pero el Señor tiene compasión de nosotros y espera, como el padre del hijo pródigo, que nos arrepintamos y le pidamos perdón.

 

 

En esta meditación, el P. Rafael Alonso nos habla sobre la oración, la humildad y la misericordia. El hombre orgulloso, se separa de Dios, pero Dios está siempre esperándonos como el padre al hijo pródigo; la misericordia es uno de los atributos de Dios. También el hombre, al acercarse a Dios, se da cuenta de que Dios es veraz y el demonio es mentiroso y padre de la mentira.

 

 

El P. Rafael Alonso nos dice, en esta meditación de «Fuego de amor», que el sentido absoluto de la palabra padre, maestro, consejero, puede ser atribuido únicamente a Jesucristo. Por el bautismo, todos entramos a formar parte de la gran familia del Pueblo de Dios, hijos del Padre y hermanos entre nosotros.

 

 

En este programa de «Fuego de amor», el P. Rafael Alonso nos exhorta a tener un corazón de niño con respecto a las cosas de Dios. Esto significa que tenemos que ser creyentes, es decir, analizar las cosas a la luz de la fe, pasándolas por nuestro intelecto. Debemos asumir una apertura total a Dios dejando que Él conduzca nuestros pasos.

 

 

En esta reflexión de «Fuego de amor», el padre Rafael, utilizando la parábola de la viña y los trabajadores, explica cómo la justicia de Dios es diferente a la nuestra, y que Dios es siempre generoso y nos da más de lo que merecemos.

 

 

En este primer programa de «Fuego de Amor», el P. Rafael reflexiona sobre la Eucaristía y dice que es el mismo Cristo que se ofrece al Padre como propiciación de nuestros pecados. El sacerdote actúa en nombre de Cristo y se convierte en víctima con la Víctima, lo conlleva un comportamiento de vida cristiana que, a veces, no es fácil.

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo