Podcasts

Milagros Eucarísticos

Estamos viendo cómo a la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. A pesar de haberse quedado entre nosotros, muchas personas no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Y Él, nos sigue dando muestras. En «Milagros eucarísticos» presentamos algunos de los muchos prodigios que el Señor ha hecho para fortalecer nuestra fe y nuestro amor a Él.

Milagros Eucarísticos: Santa Catalina Laboure, Fátima

Santa Catalina Labouré entró en la Casa Madre de las Hijas de la Caridad en París, en 1830. Allí tuvo la gracia de ver a Jesús en la Hostia consagrada en los momentos de la Comunión y de la exposición del Santísimo.

 

En la tercera aparición del ángel a los pastorcitos de Fátima en 1916, este dio la comunión a Lucía con una Hostia de la cual caían gotas de Sangre, que fueron luego recogidas en el cáliz.

 

 

Milagros Eucarísticos: San Juan de las Abadesas – Silla – Calanda – Lourdes

En 1251, al tallar un crucifijo en el monasterio del pirineo catalán, realizaron un orificio en la cara de Jesús en el que metieron la Eucaristía. Fue completamente olvidada, y a día de hoy se mantiene intacta.
En Silla, localidad valenciana, cuando el párroco abrió la puerta del tabernáculo para extraer la píxide, vio que las Hostias habían desaparecido. Fueron halladas dos días después bajo una piedra de un pequeño huerto.
Comenzamos en este programa con milagros relacionados también con la Virgen María. Empezamos cpn el milagro de Calanda, en el que en 1637 un agricultor tuvo un accidente y perdió la pierna derecha. Más de dos años después, le fue reimplantada su misma pierna de forma milagrosa.
En Lourdes, Francia, el milagro ocurrió al curarse una persona cuando pasó delante el Santísimo Sacramento el 22 de agosto de 1888.

 

 

Milagros Eucarísticos: Montserrat – Onil- Ponferrada

El milagro ocurrido en Montserrat en el año 1657 nos invita a reflexionar sobre la realidad del Purgatorio y nos recuerda el valor infinito de cada Misa.
En Onil, en 1824, después de ser robada, apareció en el campo una custodia con la Hostia. Aún hoy se mantiene intacta.
En 1533, robaron en Ponferrada un sagrario con varias formas consagradas. Después de mucho tiempo, y de modo milagroso, fue posible recuperar las hostias, que se habían mantenido intactas.

 

 

Milagros Eucarísticos: Alcoy, Cimballa, Moncada

En Alcoy, en 1568, el milagro sucedió gracias al hallazgo de unas hostias robadas que habían sido consumidas por el ladrón.
En Cimballa, en 1370, el sacerdote tuvo dudas acerca de la presencia real de Jesús en la Eucaristía. La Carne derramó sangre hasta teñir el corporal, que se conserva aún hoy.
Las dudas de un sacerdote sobre la validez de su ordenación, fueron la causa del milagro ocurrido en Moncada en 1392. Durante la consagración, el Niño Jesús apareció en la Hostia consagrada, visión que fue corroborada por la futura santa Inés de Moncada.

 

 

Milagros Eucarísticos: Boxmeer, Zaragoza, Frómista, San Lorenzo, Alcalá de Henares

En Boxmeer, Holanda, en el año 1400, las especies del vino se transformaron en Sangre y se derramó sobre el Corporal. Cuando el sacerdote pidió perdón por haber dudado, la Sangre dejó de derramarse y se coaguló.
El Milagro Eucarístico de Zaragoza se manifestó en 1427, cuando apareció en una Hostia consagrada, que una mujer había robado para hacerse un filtro de amor, el Niño Jesús.
En 1453, en Frómista, Palencia (España), Pedro Fernández cayó gravemente enfermo, pidió confesarse y el sacerdote acudió a administrarle los últimos sacramentos. Cuando el párroco quiso darle la Forma, esta se hallaba adherida a la patena con tal fuerza que no pudo separarla. Solo tras contar un pecado que había escondido pudo comulgar.
También en España, a mediados del siglo XV, en San Lorenzo de Munt, Barcelona, el capellán se dejó una vela encendida dentro de un armario. Al día siguiente, encontraron el armario totalmente quemado, excepto tres Formas consagradas que estaban dentro de una caja de plata.
En 1597, un ladrón robó de una iglesia de Alcalá de Henares, en Madrid (España), algunas Hostias consagradas y otros objetos preciosos. Días después, el ladrón se confesó y devolvió las Hostias, que once años después se conservaban íntegras.

 

 

Milagros Eucarísticos: Kranenburg, Wilsnack, Valvasone, Macerata, Boxtel

En 1284, en Kranenburg bei Kleve, Alemania, una Hostia consagrada fue arrojada cerca de un árbol por un pastor que no podía digerirla. Cuando talaron ese árbol, apareció un crucifijo perfectamente tallado.

 También en Alemania, en Wilsnack, en 1383 , se desencadenó un incendio y entre los restos de la iglesia parroquial, se encontraron tres Hostias completamente intactas, las cuales sangraron en repetidas ocasiones.

 En 1294, en Gruaro (Valvasone), Italia, una mujer estaba lavando el mantel del altar de la iglesia, cuando vio que todo el mantel se teñía de sangre, observando que la sangre brotaba de una Partícula consagrada que se había quedado entre los pliegues de dicho mantel.

 El 25 de abril de 1356, en Macerata, Italia, en el momento de la fracción del pan, el sacerdote comenzó a dudar de la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Con un gran susto, vio que la Hostia comenzaba a sangrar en abundancia, manchando el corporal y el cáliz.

 En Boxtel, Holanda, en 1380, al sacerdote se le cayó el cáliz al suelo después de la consagración. En ese instante se transformó visiblemente en Sangre, manchando el corporal y el mantel de altar.

 

 

Milagros Eucarísticos: Weiten, Benningen, Bettbrunn, Erding

En 1411, en Weiten-Raxendorf, Austria, un ladrón robó una Hostia de la parroquia. Cuando se marchaba, la partícula se cayó al suelo. Días después, la encontraron radiante, dividida en dos partes unidas solamente por unos filamentos de carne sangrante.
En el año 1216, en Benningen, Alemania, un molinero escondió una Hostia entre las piedras del molino de su enemigo para calumniarlo, pero la Hostia comenzó a sangrar.
En 1125, en Bettbrunn, Alemania, 1125, un piadoso campesino, por un exceso de celo, robó una Hostia para llevarla a su granja. Un día, la partícula cayó al suelo y nadie pudo alzarla hasta que el Obispo de Regensburg prometió construir una iglesia en honor del milagro.
El Jueves Santo de 1417, en Erding, Alemania, un campesino robó una Hostia. Por el camino, escapó de sus manos, elevándose en el aire. Sólo gracias a la intervención del obispo, la Hostia pudo ser recuperada.

 

 

Milagros Eucarísticos: Herentals, Fiecht, Seefeld

En 1412, en Herentals, Bélgica, fueron encontradas algunas Hostias que habían sido robadas ocho días antes, en perfecto estado a pesar de la lluvia. Se hallaron cerca de una madriguera, en medio de una luz muy viva y en forma de cruz.
En 1310, en Fiecht, Austria, durante una Misa, el sacerdote dudó de la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Después de la consagración, el vino apareció visiblemente convertido en Sangre, que parecía hervir hasta derramarse del cáliz.
En 1384, en Seefeld, Austria, durante la Misa del Jueves Santo, un caballero pretendió recibir la Hostia Magna. Entonces, el suelo comenzó a temblar y este sintió que se hundía. El sacerdote recuperó la Hostia, y estando sobre el altar comenzó a derramar Sangre.

 

 

Milagros Eucarísticos: Bagno di Romagna, Bois-Seigneur-Isaac, Bruselas

En 1412, en Bagno di Romagna, Italia, durante la consagración del cáliz, el vino se transformó en sangre viva y comenzó a hervir hasta el punto de derramarse del cáliz manchando el corporal.

En 1405, en Bois-Seigneur-Isaac, Bélgica, durante la celebración de la Misa, la Hostia consagrada sangró, tiñendo un corporal.

En la catedral de Bruselas, en 1370, robaron Hostias consagradas y las profanaron dándoles puñaladas en acto de rebelión. Al momento, las Hostias comenzaron a derramar Sangre.

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter