Podcasts

Milagros Eucarísticos

Estamos viendo cómo a la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. A pesar de haberse quedado entre nosotros, muchas personas no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Y Él, nos sigue dando muestras. En «Milagros eucarísticos» presentamos algunos de los muchos prodigios que el Señor ha hecho para fortalecer nuestra fe y nuestro amor a Él.

Milagros Eucarísticos: Canosio-Asti-Liegi

En 1630, en Canosio, al norte de Italia, el párroco D. Antonio Reinardi bendijo el pueblo con el Santísimo logrando así salvarlo del desborde del río Maira.

En Asti, Italia, han ocurrido en diversos momentos de la historia dos milagros eucarísticos, uno en 1535 y el otro en 1718. En ambos, la Hostia consagrada salpicó Sangre viva.

Alrededor del año 1200, en Liegi, Bélgica, santa Giuliana de Liegi, religiosa del monasterio de Mont Cornillon, tuvo visiones misteriosas acerca de la institución de la fiesta del Santísimo Sacramento, aunque solo después de su muerte la fiesta logró difundirse por todo el mundo católico.

 

 

Milagros Eucarísticos: Chirattakonam, Morne-Rouge, Saint-André de la Réunion

Este Milagro Eucarístico se verificó recientemente, el 5 de mayo de 2001 en Chirattakonam, Trivandrum, (India). En la Hostia apareció el rostro de un hombre que se asemeja a Cristo, coronado de espinas.
En la mañana del 8 de mayo de 1902, en la Isla Martinica, el volcán de la montaña Pelée erupcionó. La lava llegó a la ciudad de Saint-Pierre, destruyéndola completamente. En cambio, el pueblo de Morne-Rouge se salvó milagrosamente estando en las faldas del volcán. El hecho prodigioso fue acompañado con la aparición de Jesús en el Santísimo Sacramento expuesto para la adoración pública.
El escenario de este Milagro se desarrolló en la isla de La Réunion (colonia francesa), y más precisamente en la iglesia parroquial de la ciudad de Saint-André. Era un 26 de enero de 1902, cuando en la Hostia apareció el rostro de Jesús que se mantuvo visible durante muchas horas.

 

 

Milagros Eucarísticos: La Rochelle, Les Ulmes, Marsella, Pressac

Estos cuatro milagros eucarísticos sucedieron en Francia:
En La Rochelle, durante la Misa pascual del año 1461, un joven que desde los siete años se había quedado mudo y paralítico se curó instantáneamente.
El 2 de junio de 1668, en Les Ulmes, durante la exposición del Santísimo Sacramento, en lugar de la Hostia apareció la forma de un hombre revestido de una túnica blanca.
En 1533, en Marsella, algunos ladrones robaron de una iglesia un tabernáculo que contenía Hostias consagradas y las arrojaron al campo. Después de una fuerte nevada, un hombre encontró las Partículas en perfecto estado y milagrosamente preservadas.
El Jueves Santo del año 1643, en Pressac, hubo un incendio en la iglesia parroquial. El cáliz que contenía una Hostia se fundió, menos la base, en la que se formó como una bola de estaño. Sobre ella, se encontraba la Hostia completamente intacta.

 

 

Milagros Eucarísticos: Bordeaux, Dijon, Douai, Faverney

Estos cuatro milagros eucarísticos sucedieron en Francia:
Ocurrió el año 1822 en Bordeaux, cuando la Hostia estaba expuesta para la adoración pública. Por más de veinte minutos apareció Jesús impartiendo la bendición.
En 1430 una señora compró en Mónaco una custodia que, sin saberlo, contenía aún la Hostia Magna. Cuando quiso extraerla, esta comenzó a derramar Sangre, y al secarse, dejó estampada la imagen del Señor sentado en un trono semicircular.
El día de Pascua del año 1254, en Douai, mientras un sacerdote daba la Comunión, se le cayó una Hostia consagrada. Al ir a cogerla, esta se elevó sola hasta posarse en el purificador y apareció un niño que fue contemplado los fieles y religiosos presentes en la celebración.
En la vigilia de la fiesta de Pentecostés de 1608, en Faverney, los monjes decidieron exponer el Santísimo para la adoración pública. Durante la noche, se desató un gran incendio que destruyó el altar y los ornamentos sagrados. La custodia con la Hostia Magna quedó intacta.

 

 

Milagros Eucarísticos: Betania - Ettiswil - Aviñón

El 8 de diciembre de 1991 el padre Otty Ossa Aristizábal estaba celebrando la misa en el Santuario de Betania, en Cúa, Venezuela, y durante la consagración vio que la Hostia sangraba. Hoy en día, la sangre parece todavía fresca.
El 23 de mayo de 1447, en Ettiswil, Suiza, Anna Vögtli robó de la parroquia una píxide que contenía la Hostia Magna. Conforme caminaba, la Hostia se le iba haciendo más pesada, por lo que la tiró entre las ortigas. Cuando la encontraron, estaba dividida en 6 pedazos, unidos entre sí, semejando una flor.
El 30 de noviembre de 1433 hubo una inundación en Aviñón, Francia. Estaba expuesto el Santísimo en la capilla de “Los Penitentes grises”, y cuando entraron en barca para recuperarlo, descubrieron que las aguas se habían separado, de modo que el altar y la custodia estaban totalmente secos.

 

 

Milagros Eucarísticos: Turín- Trani

En el año 1640, durante la invasión de las tropas del Conde de Harcourt a Turín, un soldado francés, que se introdujo en la iglesia de Santa María del Monte, logró abrir el tabernáculo que contenía la píxide con algunas Partículas consagradas, pero salió del interior una línea de fuego que llegó a quemarle el rostro y los vestidos. La pequeña puerta del tabernáculo, presenta hasta hoy las huellas del forcejeo hechas por soldado.

En Trani, Italia, una mujer no cristiana, incrédula en cuanto a la presencia real de Jesús en la Eucaristía, robó una Hostia consagrada durante la celebración de la Santa Misa. Puso una Partícula consagrada dentro de una sartén llena de aceite. La Hostia comenzó a destilar una gran cantidad de sangre, llegando a traspasar el umbral de la puerta de la casa.

 

 

Milagros Eucarísticos: Sta Mª Egipcia - Volterra - Veroli

En el S. IV, en Egipto, Santa María Egipcia, que había sido una pecadora, se retiró al desierto para hacer penitencia. Un día caminó sobre el río Jordán para poder alcanzar la orilla opuesta donde le esperaba el monje Zósimo con la Eucaristía.
En 1472, durante la guerra entre Volterra y Florencia, un soldado florentino, en un arrebato de ira contra Jesús sacramentado, arrojó una píxide con varias formas contra una pared de la iglesia. En ese momento todas las partículas se elevaron milagrosamente, iluminadas con una luz misteriosa, quedando suspendidas por un tiempo prolongado.
En la Pascua del año 1570, en Veroli, y mientras los fieles oraban, el Niño Jesús apareció en la Hostia expuesta y, desde allí, obró numerosas gracias.

 

 

Milagros Eucarísticos: Tumaco-Ludbreg-Scete

En 1906, en Tumaco, Colombia, una ola gigante amenazaba con arrasar y borrar a la población, pero gracias a la fe del pueblo, que bajó a la playa con el Santísimo, la ola retrocedió milagrosamente.
En 1411, en Ludbreg, Croacia, un sacerdote dudó de la presencia real de Cristo en la Eucaristía; después de la consagración del vino, este se transformó en sangre. La reliquia se conserva en una custodia.
En Scete, Egipto, en los primeros siglos de la era cristiana, a un sacerdote le surgieron dudas sobre si el Señor estaba verdaderamente presente en la Eucaristía y, después de la consagración, en la Sagrada Forma apareció el Niño Jesús.

 

 

Milagros Eucarísticos: Argentina

En la ciudad de Buenos Aires han ocurrido tres milagros eucarísticos en cuatro años. El Señor ha querido mostrar, una vez más, que está realmente presente en la Eucaristía.

 

 

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter