cart

Testigos de la esperanza (8): Isabel Leal

«Llevar el cáncer con alegría y paz fue un regalo que Dios me hizo». Durante su enfermedad, Isabel Leal se dio cuenta de que el verdadero milagro no era la curación física, sino la gracia que el Señor le concedía para vivir la operación, los tratamientos y la incertidumbre sin perder la sonrisa y la confianza en Dios. No duda en afirmar que cualquier enfermedad puede convertirse en una puerta de entrada a un encuentro más íntimo con Dios... si le dejamos.

 

 

 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo