cart

Jueves, 26 Enero 2017 18:14

Daniel Talavante y su batalla contra la homosexualidad

 ca daniel talavante
Daniel Talavante es un joven español de treinta y tres años que da su testimonio en el programa Cambio de Agujas de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión. Su infancia quedó marcada por la traumática separación de sus padres y el rompimiento de la familia cuando solo tenía tres años. Las heridas causadas por la dolorosa situación familiar fueron enormes. Con solo diez años, un trágico acontecimiento le introduce en el mundo de lo oculto. Antes de los doce años, era ya un experto de la magia ritual y la adivinación. Un primer encuentro con Cristo a los quince años consigue sacarle de este mundo de oscuridad. Su ignorancia en materia religiosa era tan grande que jamás había pensado que la magia podía ser un terrible pecado contra el primer mandamiento: “Amarás a Dios sobre todas las cosas”. Su primera confesión va a cambiar radicalmente su vida, a pesar de que el demonio hará incluso un asalto físico tratando de asustarle y no dejarle escapar.


La batalla contra la magia y el espíritu de adivinación había sido vencida, pero faltaba la segunda y decisiva batalla: contra la tendencia homosexual que viene arrastrando desde niño, fruto de las heridas de su infancia.


Daniel Talavante no teme descubrir todas las heridas de su alma con tal de que otras almas no cometan los mismos errores que él cometió. Y si los cometen, que nunca duden del amor y del perdón con que el Señor desea abrazarles de nuevo. Daniel, que revivió en su vida una nueva versión de la historia del Hijo Pródigo, se expresa él: “Esta experiencia queda como un hito en mi vida. Recordar que el Señor no me negó el perdón, sino que siempre ha estado ahí para revestirme de dignidad y para levantarme de nuevo. Y eso es lo que me hace seguir adelante y luchar”.


Ver resumen completo aquí.

Testimonio impactante que toca temas tan importantes como:

-    La importancia de la familia como fuente de estabilidad psicológica, afectiva y espiritual de los niños.
-    La magia, la adivinación y el mundo de los oculto: el Reino de Satanás.
-    La homosexualidad y todos los sufrimientos que conlleva.
-    El buen uso de la sexualidad.
-    El perdón de Dios.
-    La dignidad del ser humano.


En este reflexionando sobre el importante testimonio de Daniel Talavante, os centraremos en el tema de la homosexualidad y la educación para un buen uso de la sexualidad.


¿Te parece interesante? Pues aún hay mucho más… ¿Por qué no pruebas a ver este testimonio con otras personas? Pueden ser miembros de tu familia, amigos, jóvenes de catequesis, grupos de matrimonios… Reflexionando juntos, seguro que encontráis mucha luz para vuestras vidas. Sigue estos pasos:

1.- Introduce el testimonio de Daniel con la ayuda del texto que acabas de leer en la síntesis.

2.- A través de este link accede al testimonio de Daniel Talavante en el programa Cambio de Agujas. Escucha con atención todo lo que este valiente joven tiene que contarte.

3.- Si te viene bien, puedes acceder a un resumen escrito del testimonio de Daniel Talavante en este link

4.- Más abajo te ofrecemos un artículo con el título “Reflexionando” sobre este testimonio. Úsalo para introducir las preguntas que hemos preparado para que puedas seguir reflexionando.

Reflexionando:

¡Cambio de agujas!  En la locomotora de una vida recorrida en un túnel que parecía no tener fin, Daniel Talavante nos cuenta en esta sesión de Cambio de Agujas, cómo pasó de la oscuridad a la luz en diferentes momentos de su vida que amenazaban con arruinar totalmente su existencia. Temas tan actuales como los daños ocasionados por las familias desestructuradas, la homosexualidad y la magia, son desentrañados sin ningún tapujo por este valiente joven que no tiene miedo de llamar a cada cosa por su nombre.


Daniel nos cuenta los daños psicológicos y afectivos de los que fue víctima a raíz de la separación de sus padres, acontecida cuando él tenía tres años. Daniel no pudo entender, ni en ese momento ni después, por qué sus padres no se querían, y por qué él se veía obligado a estar siempre dividido entre uno y otro.


Descubrimos en Daniel un claro testimonio de la necesidad que tiene el ser humano de ser educado por un hombre y una mujer. Tanto el ser del padre como el de la madre, y no hablamos solo de roll sino de identidad, son necesarios para un correcto desarrollo de la persona. El hombre y la mujer, lo masculino y lo femenino, el padre, y la madre, pese a quien le pese, es la condición idónea que favorece el que los hijos tengan de modo natural un desarrollo óptimo en todas sus dimensiones.


Aunque no todas las personas puedan decir lo mismo, la experiencia de Daniel es que su tendencia a la homosexualidad se produjo en gran medida como consecuencia de estas circunstancias que le tocó vivir.


A pesar de dar rienda suelta a esta inclinación sexual durante varios años, viviendo de espaldas al orden natural y moral, Daniel comprobó de manera dolorosa que esta no era la manera correcta de enfrentar su realidad. Finalmente, rendido ante la evidencia, logró admitir que aquello que había escuchado en la Iglesia sobre este tema era verdad, y que es mejor vivir en castidad que hacer un uso desordenado e inmoral de la propia tendencia sexual.


La Iglesia ni puede ni quiere decir algo contrario a lo revelado por Dios en la Escritura. Y en la Palabra de Dios encontramos el mensaje inequívoco de que las relaciones homosexuales no están acordes con la dignidad de la persona, del matrimonio, ni con el orden natural, al que tan a menudo acudimos cuando se trata de defender la madre tierra, el musgo, los delfines, la manzanilla, etc, etc… Y apelamos al hecho de que forman parte de la naturaleza y de que hay que respetar sus especies y leyes. Nos las damos de ecológicos porque está de moda, pero se nos olvida tanta ecología y defensa de lo natural cuando nos enfrentamos a temas como el aborto, los anticonceptivos y la homosexualidad. ¿Qué tiene todo esto de natural y ecológico?


Experimentar una atracción sexual hacia personas del mismo sexo no tiene nada de natural. Porque lo femenino atrae a lo masculino, el hombre a la mujer, la hembra al macho, y a la inversa, y cuando se realiza la complementariedad de estas dos tendencias sexuales, se produce de suyo los efectos propios de esta unión, uno de los cuales es el ser capaces de dar vida, y eso es lo natural. De suyo, hembra con hembra no engendra nada, varón con varón tampoco, y es de ciegos no ver esto.


Nos guste o no, la palabra del Creador es clara. Los actos homosexuales son claramente desordenados tanto en su  desarrollo como en su fin. Puedes confrontar citas como: Rom. 1, 26-27; 1 Cor. 6, 9-10 y 1Tim.1, 10.
No obstante, hay que saber diferenciar entre la tendencia y los actos. Dios y la Iglesia no condenan la inclinación, sino el acto, el pecado.


El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que hay personas que sufren esta tendencia. Para la mayoría de estas personas es una dura prueba y no eligen su condición. Por tanto, deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza, evitando todo tipo de discriminación injusta.


Decir la verdad sobre este tema no es un acto de discriminación, sino de justicia y de amor, porque solo la verdad nos hace libres, y esa misma verdad nos ayuda a vivir en la plenitud de nuestro ser. A una persona ciega no puedes decirle que sus ojos están bien y que les de el uso que quiere. Es absurdo porque no es verdad, y tendremos que ayudarla a vivir según esa limitación. El hacerle ver la realidad de su situación, las desventajas, y los obstáculos con los que se va a tener que enfrentar, no es discriminación ni falta de respeto.


Las personas homosexuales también sufren de una desviación en cuanto a que su tendencia afectivo-sexual no actúa de manera normal. Por lo tanto, no deben hacer uso de sus miembros como les place, ya que estos actos no les construyen como personas. Deberán expresar su capacidad de amar de otra forma, y encontrar canales de donación de sí mismos que les ayuden a entregarse a los otros.


Dice el Catecismo de la Iglesia Católica que las personas homosexuales están llamadas a la castidad mediante el ejercicio de virtudes de dominio de sí mismo, de la oración, de la gracia sacramental que le eduquen y le ayuden a conquistar la libertad interior.

-Hna. Estela Morales, SHM

 


Para que pienses:

- ¿Crees que decir la verdad en referencia a este tema es discriminar?


- ¿Cuál crees que puede ser la causa de que en nuestros días estén tan extendidos los actos homosexuales?


- ¿Homosexual se nace o se hace?


- ¿Se puede ayudar a una persona con esta tendencia a encauzar bien el uso de su sexualidad?


- ¿Conoces organismos o instituciones que ayuden a estas personas, conoces a alguien que haya salido de esta situación?

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.