cart

Miércoles, 28 Junio 2017 18:02

El Amor más grande, el Corazón de Jesús

cor iesu

El mes de Junio está dedicado al amor más grande, al Corazón de Jesús, y Fundación EUK Mamie- HM Televisión te ofrece la oportunidad de profundizar en el conocimiento y experiencia de este Corazón, a través de unas breves cápsulas tituladas Cor Iesu.


¿Una razón sentimental o un sentimiento racional?

Para los eruditos pragmáticos, contaminados por un racionalismo exagerado y exclusivista, que desprecian o degradan lo emocional y se pierden en abstracciones, esta devoción al Corazón de Jesús puede resultar poco menos que un cuento de mujeres, siempre dadas a la sensiblería…


No podemos olvidar que, sin ser solo sentimental, la espiritualidad cristiana incluye también los sentimientos, porque Dios se ha hecho en todo semejante al hombre menos en el pecado. ¡Dios tiene corazón! Escándalo para los racionalistas, necedad para los  pragmáticos.


No es que en la ciencia del espíritu se desprecie la razón, ni mucho menos. La fe cristiana es una fe razonable. Debemos penetrar en los misterios de Dios ayudados por nuestra razón, pero sabiendo  que  es limitada y que por lo tanto no podrá explicar en su totalidad estos  misterios. El concepto misterio no designa algo oscuro, escondido, totalmente inaccesible, sino una realidad con tal densidad de ser, que deslumbra y sobrepasa con mucho la capacidad humana de razonar. Ahí es donde entra en juego la fe, que viene a suplir la incapacidad de nuestra razón  para conocer las cosas de Dios.


La complementariedad de la fe y la razón tiene como finalidad ayudarnos a conocer a Dios para que le amemos más. Y en este camino de encuentro y amor, Dios mismo viene en nuestra ayuda con manifestaciones especiales, que alimentan nuestro deseo  de quererle cada vez más. Una de estas manifestaciones ha sido la del Corazón de Jesús  a santa Margarita María, aunque no ha sido esta la única ni la primera santa a la que se ha aparecido.

 

¿Y la Escritura?

La Palabra de Dios es la primera fuente de revelación del  Corazón de Jesús.


Podemos afirmar que ya en el Antiguo testamento hay imágenes que son figura de esta realidad. Por poner dos ejemplos…  (Ez 47) En este pasaje se habla del templo y de que de su lado derecho brota un torrente de agua capaz de sanar y de dar vida a todo lo que toca. ¿No hace esto referencia  a la humanidad de Jesús, al templo de su cuerpo, a su costado y corazón traspasado, del que brotó un manantial de sangre y agua?


Y en (Jn 19, 33-34) se nos narra: “Pero al llegar a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua”.


La devoción al corazón de Jesús no es nada nuevo, pertenece a la entraña  de la Revelación y está relacionada con el mensaje principal de la  Palabra de Dios. San Agustín decía que si hubiese que reducir toda la Escritura a una sola expresión, sería la de que Dios nos ama. ¿Y no es acaso el corazón, el símbolo que utilizamos para expresar el amor? Pues Jesús también.


¿El corazón de Jesús  tiene algo que ver con la Eucaristía?

¡Claro que sí!  La primera revelación  a Santa Margarita María tuvo lugar mientras estaba en la capilla, rezando ante el Santísimo Sacramento expuesto. Y gran parte de las manifestaciones de Jesús a esta alma tienen lugar delante de la Eucaristía. En la tercera aparición, le pide que comulgue todas las veces que se lo permitan. Y en la cuarta revelación, considerada la más importante, que se produjo durante la octava del Corpus Christi, el Corazón de Jesús pide que:” la Iglesia celebre una fiesta especial para honrar su Corazón, el primer viernes después del Corpus, y que se comulgue para pedirle perdón por todos los ultrajes que se hayan  cometido durante el tiempo que ha  permanecido expuesto en los altares”


Una de las acciones que hay que realizar para ganar las gracias prometidas a los que hagan los primeros viernes de mes, es la de comulgar en reparación por todas las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.


La Eucaristía es el regalo más grande de amor que nos ha hecho el Corazón de Jesús. De este Corazón mana, en cada Eucaristía,  la sangre de Jesús, a través de la cual se  nos comunica  el Espíritu, fuente de vida y amor.


El corazón amante siempre busca estar con el amado, y la Eucaristía es la manera en la que este Corazón se ha quedado permanentemente con nosotros.


Por todo esto, podemos afirmar que la devoción al Corazón de Jesús es también una devoción Eucarística.

-Hna. Estela Morales, SHM


Para que pienses:

-¿Qué santos conoces a los que se le haya aparecido el corazón de Jesús?


-¿Conoces  las promesas  de la Devoción al Corazón de Jesús y la práctica de los nueve primeros viernes? ¿Piensas que es algo pasado de moda?


-¿Cómo podemos repara las ofensas que se cometen contra el Corazón de Jesús?


-¿En que puede ayudar que una nación se consagre al Corazón de Jesús? ¿Qué significa esto?


-¿Crees que esta devoción puede ayudar a  vivir mejor nuestra relación con Jesús Eucaristía?

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
De acuerdo