cart

Coronilla e invocación a San Miguel Arcángel

  • Publicado en Orando

sanmiguel

1. INTRODUCCIÓN:

El Papa León XIII tuvo un día una estremecedora visión de la que fueron testigos sus más íntimos colaboradores. Cuando se recobró, el Papa explicó lo que había visto: “Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar a todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás le pidió permiso a Dios de tener cien años para influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo”. Después de explicar lo ocurrido, el Papa se encerró en su despacho y escribió la “Invocación a San Miguel Arcángel” que fue rezada durante mucho tiempo al terminar cada Eucaristía que se celebraba.

Somos testigos de cómo el poder de Satanás aumenta en el mundo. Es el momento de recuperar la devoción a San Miguel Arcángel, el fiel servidor de Dios, tan temido por el demonio. Y para ello, puede ser bueno aprender de nuevo la invocación escrita por León XIII.

La Fundación EUK Mamie ha puesto imágenes y voz a esta importante oración, y te la ofrece dentro de este pequeño ritual dirigido a San Miguel Arcángel. No olvidemos que la misión de San Miguel es defendemos contra las sugerencias, tentaciones y ataques de Satanás, incluso los físicos. Proclamemos con San Miguel Arcángel: “¿Quién como Dios? Nadie como Dios”:

 

2. MONICIÓN INICIAL:

Comenzamos este momento de oración, en el que vamos a suplicar al Señor su protección, invocando de manera especial la intercesión de su Arcángel San Miguel, escuchando el Evangelio de San Marcos (Mc 1, 21-28). La Palabra de Dios tiene poder exorcizador contra las acechanzas del Maligno. Debemos hacernos asiduos lectores del Evangelio porque cada palabra de Jesús es un exorcismo que nos libera del mal y nos confirma en que Satanás no tiene la última palabra en nuestras vidas.

 

3. EVANGELIO DE SAN MARCOS 1, 21-28


(O bien, leerlo):

Del Evangelio según San Marcos 1, 21-28
Y entraron en Cafarnaúm. Tan pronto como llegó el sábado fue a la sinagoga y se puso a enseñar. Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. Se encontraba en ese momento en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu inmundo, que se puso a gritar: «¿Qué hay entre Tú y nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a perdernos? Sé quién eres: el Santo de Dios». Jesús le conminó diciendo: «Calla y sal de este hombre». Y agitándole violentamente el espíritu inmundo, dio un fuerte grito y salió de él. Todos quedaron asombrados de tal modo que se preguntaban unos a otros: «¿Qué es esto? ¡Una doctrina nueva, expuesta con autoridad! Manda hasta a los espíritus inmundos y le obedecen». Y se extendió muy pronto su fama por todas partes, a toda la región de Galilea.

 

4. ORACIÓN BREVE

(A continuación, se hace esta breve oración. Puede repetirse cincuenta veces, siguiendo las cuentas de un rosario, insistiendo en nuestra oración ante el Señor).
En el nombre de la Santísima Trinidad,
Padre, Hijo y Espíritu Santo,
retírate Satanás.
Por los méritos de la Preciosísima Sangre de Jesús,
por la intercesión del Corazón Inmaculado de María,
de San José y de todos los Santos,
de San Miguel y de rodos los ángeles.

 

5. LETANÍAS A SAN MIGUEL ARCÁNGEL:

(Se completa esta Coronilla con las Letanías a San Miguel Arcángel):
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios, Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios, Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios, Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Trinidad Santa, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.

Santa María, Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.
San Miguel, jefe de los ejércitos celestes, ruega por nosotros.
San Miguel, príncipe de los nueve coros de los ángeles, ruega por nosotros.
San Miguel, lleno de la Sabiduría de Dios, ruega por nosotros.
San Miguel, príncipe Gloriosísimo, ruega por nosotros.
San Miguel, fuerte en el combate, ruega por nosotros.
San Miguel, terror de los malos espíritus, ruega por nosotros.
San Miguel, vencedor de Satanás y de los poderes rebeldes, ruega por nosotros.
San Miguel, nuestro apoyo en la lucha contra el mal, ruega por nosotros.
San Miguel, príncipe de las milicias celestes, ruega por nosotros.
San Miguel, fiel servidor de Dios, ruega por nosotros.
San Miguel, ángel de la paz, ruega por nosotros.
San Miguel, guardián del Paraíso, ruega por nosotros.
San Miguel, soporte del pueblo de Dios, ruega por nosotros.
San Miguel, guardián y patrono de la Iglesia, ruega por nosotros.
San Miguel , intercesor de los moribundos,
San Miguel, que velas por las almas del purgatorio, ruega por nosotros.
San Miguel, bienhechor de los pueblos que te honran, ruega por nosotros.
San Miguel, que salvas del peligro, ruega por nosotros.
San Miguel, que introduces las almas en la luz eterna, ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros.


Oremos:
Señor, que la poderosa intercesión de tu Arcángel San Miguel
nos proteja siempre y en todas partes,
nos libere de todo mal y nos conduzca a la vida eterna.
Por Cristo nuestro Señor. Amén.

 

6. INVOCACIÓN A SAN MIGUEL ARCÁNGEL:

Invocación a San Miguel Arcángel, escrita por León XIII


(O bien, leerla):
Arcángel San Miguel, 
defiéndenos en la batalla, 
sé nuestro amparo contra la perversidad 
y asechanzas del demonio.
"Reprímale Dios" pedimos suplicantes.
Y tú, príncipe de la Milicia Celestial, 
lanza al infierno con el divino poder a Satanás 
y a los otros espíritus malignos que, 
para la perdición de las almas, vagan por el mundo.
Amén.

 

-Hna. Beatriz Liaño, SHM

pdfDescargar este Coronilla e invocación en formato PDF

Directo al grano

¿Quiénes somos?

logoLa Fundación E.U.K. Mamie es una entidad no lucrativa, fruto del deseo del Hogar de la Madre de colaborar en la Nueva Evangelización. Su fin es contribuir a la formación humana del pueblo, especialmente en sus aspectos culturales, sociales y religiosos.

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Newsletter