banner el sacerdote

"El sacerdote" te quiere ayudar a comprender la grandeza del ministerio que Dios ha confiado a algunos hombres que Él mismo ha elegido, para prolongar su misión en el mundo.
"El mismo Señor, para que los fieles se fundieran en un solo cuerpo [...], entre ellos constituyó a algunos ministros, para ofrecer el sacrificio y perdonar los pecados, y desempeñar públicamente, en nombre de Cristo, la función sacerdotal en favor de los hombres" (Presbyterorum Ordinis, nº 2).

Bloques

 
 
 

Último vídeo

D. Salvador Romero —sacerdote de la diócesis de Valencia (España)— recuerda que, igual que proporcionamos diferentes cuidados a nuestro cuerpo para que se mantenga sano, del mismo modo, nuestra alma necesita ser cuidada espiritualmente. La Iglesia nos facilita el acceso a estos cuidados espirituales por medio de los sacramentos de la confesión y la Eucaristía, la oración, la dirección espiritual y otros que D. Salvador explicará. El sacerdote es el primero que tiene que tener esto en cuenta, ya que su misión principal es velar por la santificación de las almas que el Señor le encomienda en su ministerio sacerdotal.

Recientes

Dios quiere sanarte

D. Salvador Romero —sacerdote de la diócesis de Valencia (España)— recuerda que, igual que proporcionamos diferentes cuidados a nuestro cuerpo para que se mantenga sano, del mismo modo, nuestra alma necesita ser cuidada espiritualmente. La Iglesia nos facilita el acceso a estos cuidados espirituales por medio de los sacramentos de la confesión y la Eucaristía, la oración, la dirección espiritual y otros que D. Salvador explicará. El sacerdote es el primero que tiene que tener esto en cuenta, ya que su misión principal es velar por la santificación de las almas que el Señor le encomienda en su ministerio sacerdotal.

Mis manos están consagradas

D. Salvador Romero, sacerdote diocesano de Valencia (España), no recuerda haber reflexionado durante su infancia y juventud sobre la posibilidad de ser llamado por Dios para ser sacerdote. De hecho, por diversas circunstancias, pero en especial por la atracción del mundo, acabó alejado de la Iglesia durante un tiempo. Hoy, tras catorce años de sacerdocio, D. Salvador Romero solo da gracias a Dios por haberle elegido, convencido de que el único sentido de su vida es ser instrumento para que Cristo pueda llegar a las almas a través de los sacramentos, especialmente el de la Sagrada Eucaristía.

El apostolado cristiano

En el último programa de este bloque de «El Sacerdote», D. Ángel Villaplana, sacerdote diocesano de Getafe (Madrid, España), aborda un tema fundamental dentro de la vida cristiana: el apostolado. Para que nuestro apostolado dé fruto, debe estar unido a la voluntad de Dios. Si esto se deforma, corremos el grave peligro de caer en un activismo sin sentido que terminará por vaciar nuestra alma. D. Ángel nos enseña diferentes pautas para encontrar un equilibrio entre el tiempo que debemos dedicar al Señor y el que tenemos que emplear en los trabajos y apostolados diarios para que nuestra vida espiritual esté correctamente ordenada.

La Virgen María es mi guía

La familia de D. Ángel Villaplana, sacerdote diocesano de Getafe (Madrid, España), no era demasiado creyente, sin embargo, tenían por costumbre siempre que iban de viaje parar en el Santuario de la Virgen de la Soledad y poner el viaje en sus manos. D. Ángel está convencido de que su relación con la Virgen María comienza con esta pequeña tradición familiar. A raíz de ahí Ella, a través de diversas gracias, se ha hecho muy presente en su vida ayudándole, especialmente, en los conflictos que le eran más difíciles de resolver. Tras su experiencia, D. Ángel, nos anima a profundizar en la maternidad de María, pues Ella desea que conozcamos la grandeza de Dios y siguiendo el plan que tiene sobre nosotros alcancemos la salvación.

Volver al amor primero

D. Ángel Villaplana, sacerdote diocesano de Getafe (Madrid, España), aconseja a todos aquellos que han consagrado toda su vida al servicio de Dios, que tengan presente cada día el sí generoso que respondieron al Señor cuando les llamó para ser solo y totalmente para Él, especialmente en los momentos de mayor lucha espiritual. Mantenerlo latente les ayudará a ser fieles en su vocación empezando por las cosas más pequeñas. De primera mano, D. Ángel nos cuenta cómo vivió el día de su ordenación sacerdotal, donde recibió el don de ser otro Cristo en la tierra, cuya principal misión es ser un instrumento dócil en las manos de Dios para que muchas almas se salven.

Una alabanza hacia el Cielo

El día de su ordenación sacerdotal, D. Ángel Villaplana, sacerdote diocesano de Getafe (Madrid, España), se comprometió a rezar todos los días por la Iglesia mediante la Liturgia de las Horas. Gracias a esta oración –que enriquece el alma con salmos, lecturas y meditaciones de los santos–, D. Ángel ha tenido la experiencia de descubrir la riqueza de la Iglesia, palpando que Cristo está verdaderamente presente en ella. Estos momentos de «saber parar y volver la mirada hacia el Señor», le han protegido y salvado de entrar en el activismo, para poder elevar una alabanza al Cielo y a dar gloria a Dios con toda la Iglesia.

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter