banner el sacerdote

"El sacerdote" te quiere ayudar a comprender la grandeza del ministerio que Dios ha confiado a algunos hombres que Él mismo ha elegido, para prolongar su misión en el mundo.
"El mismo Señor, para que los fieles se fundieran en un solo cuerpo [...], entre ellos constituyó a algunos ministros, para ofrecer el sacrificio y perdonar los pecados, y desempeñar públicamente, en nombre de Cristo, la función sacerdotal en favor de los hombres" (Presbyterorum Ordinis, nº 2).

Bloques

 
 

Último vídeo

Cuando los Heraldos del Evangelio nacieron, pocos de los jóvenes que se consagraron en la comunidad lo hicieron para ser sacerdotes. Pero los planes del Señor eran otros y así se lo fue manifestando a su fundador, Mons. João Scognamiglio Clá Dias, quien tras un largo periodo de discernimiento comprendió que la voluntad de Dios respecto con la asociación era que, tanto él como todos aquellos que experimentasen la llamada al sacerdocio, fueran formados para poder recibir el Sacramento del Orden. Dentro de estos se encontraba el P. Carlos Werner Benjumea, que nos cuenta qué significó para él descubrir esta segunda misión dentro de los Heraldos del Evangelio y cómo vivió el tiempo de preparación para ser ordenado y, finalmente, el día de su ordenación sacerdotal.

Recientes

Los Heraldos del Evangelio

Cuando los Heraldos del Evangelio nacieron, pocos de los jóvenes que se consagraron en la comunidad lo hicieron para ser sacerdotes. Pero los planes del Señor eran otros y así se lo fue manifestando a su fundador, Mons. João Scognamiglio Clá Dias, quien tras un largo periodo de discernimiento comprendió que la voluntad de Dios respecto con la asociación era que, tanto él como todos aquellos que experimentasen la llamada al sacerdocio, fueran formados para poder recibir el Sacramento del Orden. Dentro de estos se encontraba el P. Carlos Werner Benjumea, que nos cuenta qué significó para él descubrir esta segunda misión dentro de los Heraldos del Evangelio y cómo vivió el tiempo de preparación para ser ordenado y, finalmente, el día de su ordenación sacerdotal.

Ministros de Jesucristo

 Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, es la única referencia hacia la que debe mirar todo sacerdote para ejercer correctamente su ministerio. Por ello, para comprender mejor qué significa ser elegido por Dios para ser «otro Cristo en la tierra», el P. Carlos Werner Benjumea, Heraldo del Evangelio, describe, siguiendo la Sagrada Escritura, cómo vivió Jesús su sacerdocio y en qué consiste la misión que encargó a sus sucesores, los apóstoles.

 

El camino hacia la ordenación

Cuando el P. Kevin Deakin, Siervo del Hogar de la Madre, pensaba en el sacerdocio, le daba paz y alegría, tanto que empezó un discernimiento vocacional. En un momento dado le parecía que quizá todo iba muy rápido, sin embargo, Dios guiaba todo con su providencia, y de una manera totalmente providencial, conoció el Hogar de la Madre en su país natal, Inglaterra. El fundador del Hogar, el P. Rafael Alonso Reymundo, le hizo una oferta: «Yo puedo ofrecerte la pobreza con Cristo pobre, la castidad con Cristo casto, la obediencia con Cristo obediente y la cruz», y la respuesta suya fue: «Esto es lo que estoy buscando». Tuvo que pasar por algunas pruebas y luchas más, pero al final de un largo camino se encontró con la gracia más grande: ser sacerdote de Cristo.

Rugby, rosario y una promesa

El P. Kevin Deakin, Siervo del Hogar de la Madre, cuenta cómo en su infancia Dios iba sembrando a través de su familia las primeras semillas de lo que luego se desarrollaría en la vocación sacerdotal. A la edad de siete años hizo el compromiso con la Virgen de rezarle todos los días, cosa que no dejo aún cuando estaba alejado de la Iglesia y metido en el mundo del deporte, del rugby y de la fiesta. Él sabía que si era fiel al compromiso, la Virgen le ayudaría cuando él lo necesitase. Así sucedió, la Virgen salió en su ayuda en un momento de depresión y le llevó hacia su Hijo y hacia la conversión.

San José, modelo del sacerdote

El P. Kevin Deakin, Siervo del Hogar de la Madre, encomendó su vocación a San José y, desde entonces, le ha tenido como patrón especial y modelo para su sacerdocio. San José es modelo del sacerdote llamado a ajustar su vida a la voluntad de Dios y a guardar el corazón casto y puro para ser así reflejo de Dios en el mundo. Como pidió a San José, el Señor ha confiado a los sacerdotes custodiar los tesoros celestiales. Les llama, como llamó al carpintero de Nazaret, a vivir con Jesús, contemplándole, adorándole y amándole como San José hizo durante toda su vida.

Embajador de reconciliación

Después de su propio encuentro con la misericordia de Dios en la confesión, el P. Kevin Deakin, Siervo del Hogar de la Madre, pensó que querría hacer que todos los hombres pudiesen tener este mismo encuentro. El sacerdote es embajador de Cristo, sale a rogar a los hombres que se reconcilien con Dios. En poco más de 5 años de sacerdocio, el P. Kevin ha podido experimentar muy de cerca cómo el sacerdote es puente entre el hombre y Dios. Esto le fue especialmente palpable cuando asistió a los enfermos graves de COVID-19 y pudo acompañarlos dándoles la oportunidad de la reconciliación con Dios, y también en el ministerio como capellán en una cárcel.

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter